Miércoles, 11 Enero 2017 05:09

Ayer, murió mi madre

Aunque, en realidad, fue el día 5 de este mes de Enero, a las diez de la noche (22 horas, post-meridiem), Noche Mágica de los Reyes Magos de Oriente. Aún así, siempre será ayer, mirándolo desde hoy, desde mañana y desde pasado mañana, pues siempre quedará esa, ¿fatídica?, fecha en el calendario de mi vida, y pese a la edad que tenía, 94 años (Albacete, 26 de Noviembre de 1.922), perder a una madre, siempre, siempre, independientemente de la edad y por más esperado que sea el luctuoso acontecimiento, marca una muesca en ese calendario que sigue corriendo por nuestras venas, pues como se ha dicho y redicho y no huelga por repetición, ¡madre, madre, no hay más que una! Y siempre, por ello, será irreemplazable, pues no están a la venta en ningún supermercado o gran superficie de la tierra y, en su caso, quizás, no hubiera dinero para poder comprarla, y menos aún, por imposible, “minar  la tierra hasta encontrarte y...desamordazarte y regresarte”, tal como expresa su deseo Miguel Hernández, en su Elegía a la muerte de su gran amigo del corazón, Ramón Sijé, sin que no quede más remedio que seguir viviendo queriendo “ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas”,  como última morada, tal como enfatiza el poeta oriholano en la preindicada Elegía. No nos quedará, por tanto, más remedio que buscarte, para seguir viviendo contigo, en el recuerdo y en el pasado, hasta donde sea capaz de retrotraernos nuestra mente y nuestra memoria, para poder tenerte presente y mantener conversaciones aparcadas en su día y manifestar deseos insatisfechos y dejados para otro día, día que ya no llegará ni será posible, a lo que llegamos tarde pensando que la vida es eterna en la tierra y que nuestros pies estarán pisándola eternamente, imposible será, mientras “pajareará tu alma colmenera por los altos andamios de las flores”, como sentencia, ahíto de dolor y desconsuelo, el cabrero de las Nanas de la Cebolla. ¡Tantas cosas, en vida, se quedaron en el tintero, sin que sea posible empapar en el mismo la pluma para seguir escribiendo el día a día de una vida que, al menos, en esta vida, valga la redundancia, ha dejado de existir!. Sólo, en el recuerdo y en el consuelo que es capaz de darnos a los creyentes la fe y la devoción en Dios Todopoderoso, podremos seguir platicando y, consiguientemente, viviendo en tu compañía, a la sombra de aquella higuera, ya desaparecida, de nuestro patio de la casa de la calle de la Feria, número 52 y hoy 54, fecunda higuera que plantara, en su día, tu padre y abuelo mío, como un estandarte de continuidad del futuro sobre las espaldas de las venideras generaciones, a una de las cuales yo me vinculo y me ahormo como un penitente, respetuoso y obediente nazareno en procesión continuada y sin solución de continuidad. Que es ley de vida, sí, lo reconozco, pero duele verse impotente para poder asirse y agarrarse a lo que, por repetido, consideramos no finito, siendo así que la vida de este mundo se nos escapa como se escapan  las manos de quien desde un navío cae por la borda a las profundas aguas de la mar brava, ante la impotencia y debilidad de nuestras manos para asir las suyas e impedir que el desgraciado suceso se produzca. Quizás esa sea la medicación, ese sea el remedio, creer que nunca se acabará nuestra cotidianidad y paso por la tierra, para poder seguir levantándonos cada mañana y hacer frente a los retos que cada día nos pone al frente, aunque, como digo y repito, todo llega y la muerte, por segura desde que nacimos, también, llenándolo todo de pesar, de congoja, de abatimiento, del que sólo podemos levantarnos pensando y creyendo que existe ese Más Allá, ese Paraíso al que nuestros pasos, de una manera consciente en algunos casos y casi siempre inconscientemente, tienden, y es lo que nos sirve de consuelo, es lo que nos da la fuerza física y espiritual, para seguir el día a día de nuestras vidas hasta su final.

Ahora, en esa fecha dicha al principio, te ha tocado a ti, madre, aunque, pese a todo y tanto desconsuelo que nos invade, tuviste una larga y fecunda vida. Cierto es que un hecho que, quizás, marcó tu vida tempranamente, fuera el que tu primera y primogénita hija, hermana mía antes de nacer yo y mis hermanos actuales, María del Carmen, falleciera a los tres o dos años de edad, de esa enfermedad que, por la época de su nacimiento, fuera el no contar con los adelantos y remedios medicinales de que hoy gozamos en abundancia, y de la que morían infinidad de niños, sin llegar a disfrutar de su infancia, como la disfrutamos nosotros. Antes he dicho que madre no hay más que una y he dejado intuir el dolor que la pérdida, temprana o tardía, de la misma, deja en el corazón y en el alma de los hijos y demás seres queridos. Pero, por no haberlo vivido y espero que ese cáliz pase de mí, creo que no hay nada comparable en el dolor y en la tristeza, que la pérdida de un hijo o hija, y más en esa tierna infancia en que todos se parecen a un ángel del cielo. Debe marcar ese hecho, para toda la vida, de una manera indeleble, como nos marca el bautismo o la marca, a hierro y fuego, en un ternero o una oveja, y el sufrimiento, el padecimiento, y el desconsuelo no tienen parangón con ningún otro mal ni tienen remedio que calme o cure el espanto de una tragedia, que eso es, una tragedia, para toda la vida. No obstante, tú tuviste fortaleza para continuar, hasta el punto de que dejas siete hijos vivos, que seguiremos la estela de tus enseñanzas y consejos, y a los que cuidaste y educaste con la gran ayuda de tu hermana Conchi (fallecida el día de Reyes del año 2.004) y con la que congeniabas y te entendías perfectamente, sin dejar de lado a tu esposo y padre mío, Francisco, que había de ingeniárselas, como tantos otros, en aquellos tiempos de posguerra, duros y fríos como el mármol, para sacar adelante a tan numerosa camada. Sé que tu vida no ha sido un camino de rosas; sé que en la misma, no dejarán de haber luces y sombras, aunque creo haya habido más de las primeras que de las segundas, éstas, causadas, las más de las veces, sin conciencia ni intención y que la balanza se inclina claramente en positivo. Yo, por mi parte, en lo que pudiera afectarme, todo estaba perdonado de antemano, así como creo, tú perdonabas nuestras faltas, sin tenerlas en cuenta jamás. Hubo muchos días de felicidad, en tu larga vida, para ti y para nosotros, y esos, esos son los que verdaderamente haya que conservar y preservar en el recuerdo mientras nosotros vivamos, hasta que nos visite la parca, que esperamos sea lo más tarde posible.

Mujer de entereza sublime, tuviste, como tus padres, especialmente tu madre, una firme y fuerte creencia, convicción y fe en Dios Todopoderoso y en nuestra Madre Universal, la Virgen María Santísima, y su hijo Jesucristo, Redentor de la Humanidad. De rosario diario, como tu madre, con el que entre tus manos exhalaste el último suspiro de vida y de fiel cumplimiento de los Mandamientos de la Ley de Dios. Especial devoción a tu Santo, a San Antonio de Padua, amparo de los objetos extraviados, cuya imagen en pequeña escultura de escayola, sosteniendo en brazos al Niño Jesús, presidía tu dormitorio y velaba por tu sueño y tus sueños y seguirá velando desde el altar del Panteón que acogió tu cuerpo desde el pequeño altar del mismo. Mujer de una generación tendente a desaparecer, con firme creencia en la existencia del Mas Allá. Quisiste descansar junto a tu esposo, dejando escrito que te enterraran junto a él.

No quiero extenderme más ni con más detalles, entre otras cosas, porque los lectores dirán y pensarán que “a mí qué me importa esta historia”, pero era de ley hacer y decir algo y romper una lanza por quien nos dió la vida. Sólo reseñar que moriste con una enorme tristeza, pues tras tu caída en la imposibilidad física, albergabas la idea de que alguna de tus cinco hermosas hijas (me excluyo y excluyo a mi hermano Antonio-Enrique, porque así lo pensabas tú) te acogiera en su casa y te cuidara en tus últimos años, como tu hermana Conchi cuidó a tus padres hasta el fallecimiento de ambos o como tu cuñada Virtudes, cuidó de los suyos, tus suegros, hasta el fallecimiento de los dos, renunciando en ambos casos a su propia vida, pues ambas estaban y murieron solteras, con esa dedicación, exclusiva, a la atención a sus progenitores. Varias veces dejaste caer tu pesar porque ninguna de esas cinco hembras se echara para adelante. No obstante, ten en cuenta y lo habrás comprobado desde el Más Allá, que las viviendas de hoy en día no reúnen condiciones, como las de antaño, para ser la sede de un patriarcado o matriarcado, que las mujeres de hoy trabajan fuera de casa, que todas tus hijas tienen su respectiva pareja y prácticamente todas, también hijos, e, incluso, nietos, y que la idea o la costumbre ancestral y arraigada en las familias de confinar a una de las hijas en la casa familiar, intrigando su soltería, para que el día de mañana cuidara de sus ascendientes, ha pasado a la historia, no sólo por lo antedicho, sino también porque tal comportamiento destrozaba la vida de la elegida, a la que se impedía desarrollar su vida normal e, incluso, el matrimonio, por ese afán, casi monacal, de destinar su vida a la atención de sus progenitores, siendo, por tanto, hoy impensable, en la mayoría de los casos tal acometida. En cualquier caso, no has quedado abandonada y desterrada, pues en tu propia casa has estado asistida debida y adecuadamente y has gozado de las visitas regulares de tus siete hijos, nietos y biznietos. Seguramente, desde el cielo, habrás comprendido la imposibilidad de atender ese, diríamos, casi último deseo y nos habrás perdonado a todos.

Mujer de inteligencia natural, inquieta, pintora, escritora, poeta, artesana, inventora y de un buen humor fuera de lo común. Con enorme visión de futuro, nunca tenido en cuenta, como cuando en los años 60 propusiste a mi padre comprar esos desiertos de arena fina que en aquella época eran las playas vacías y naturales del litoral levantino, como Campoamor, entre otras. ¡Qué pelotazo hubiéramos dado!.

Solamente reseñar un dato, que pone de manifiesto tu carácter afable, ingenioso, chistoso y yo, diría, que, a veces, hasta cachondo, aun en espera de tu propio desenlace final, cuando encontramos un sobre, en un cajón de tu casa, en el que, manuscrito, de tu puño y letra, indicabas: “Mi testamento”, y empezabas el escrito contenido en su interior de la siguiente guisa: “Cuando muera (si es que muero alguna vez)...”

Y quizás tengas razón, porque aún sigues y seguirás viviendo en nuestros corazones y en nuestras almas, por los siglos de los siglos. Descansa en paz, madre, y que Dios, espero y deseo, te haya acogido en su seno.

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

  11 de enero de 2017

Jueves, 05 Enero 2017 10:17

Trabajo social y derechos humanos

El pasado 10 de diciembre celebramos el 68º aniversario de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por Naciones Unidas. Día reseñable para el Trabajo Social (TS), ya que éste tiene sus fundamentos éticos en los derechos humanos, en la dignidad humana, en la justicia social y en la autodeterminación de la persona como ciudadano de derechos, siendo todo ello el marco articulador  desde el que guía sus intervenciones profesionales en su día a día.
Actualmente estamos ante un escenario con grandes retos para los y las profesionales del TS y para quienes más necesitan nuestros servicios. Porque estamos en un contexto global con grandes crisis políticas, económicas, sociales, humanas…, con políticas de recortes en derechos que agudizan las desigualdades sociales ya existentes, y que conllevan el declive del bienestar social.   Este escenario nos desafía para que el TS sea, más que nunca,  una profesión de Derechos Humanos, más aun  sabiendo que  muchas de estas políticas  de recortes de derechos van  en contra de los principios de justicia social, derechos humanos y responsabilidad colectiva, justamente lo que sustantiva nuestros fundamentos éticos en nuestras acciones profesionales, 
Hemos de apostar por un TS, que permita encontrar las explicaciones estructurales de las causas de los problemas sociales y que, a la par, ponga su eje en sus fundamentos éticos, de valor, ya que si no, y dada las presiones de diferentes niveles, podemos hacer un TS sin valores centrales, convirtiendo nuestra intervención profesional en una actividad burocrática que ignora la justicia social y los derechos humanos, siguiendo políticas injustas y algunas veces inhumanas.
Desde este prisma, el TS, a nivel de sus organizaciones internacionales: la Asociación Internacional de Facultades de TS, el Consejo Internacional de Bienestar Social y la Federación Internacional de TS, conscientes de las injusticas de algunos regímenes políticos, económicos, sociales y culturales, y como éstos generan desigualdades y sufrimientos en grandes grupos de la población y, como se ven afectados y violados los derechos humanos de muchas personas, unen sus esfuerzos y abogan por un nuevo orden mundial en el que sea posible crear una realidad basada en el respeto de los derechos humanos y en la dignidad y donde sea posible   un nuevo orden de relaciones humanas. Para ello, y como un modo de trabajar en la misma dirección, estos tres organismos definen líneas de acción para promover estos valores, creando acciones y movimientos sociales, que quedan plasmados en la “Agenda Global de Trabajo Social y Desarrollo Social: compromiso para la acción (2012-2020)”.
Esta agenda recoge el compromiso mundial de todo el TS, de apoyar a las estructuras y sistemas que aborden positivamente las causas profundas de la desigualdad y opresión y, trabajar conjuntamente con las personas de los servicios que atendemos, para construir un mundo más justo socialmente y que pueda quedar de legado para futuras generaciones, e impulsando el cambio estructural y relacional desde el marco inspirador de los Derechos Humanos. 
Así, pues, tanto desde la universidad como desde la intervención social, desde nuestro pensar académico y hacer profesional, no somos ajenos a la promoción de un mundo de respeto a la dignidad de las personas, la promoción de la igualdad, la defensa de los derechos humanos, la denuncia de su violación y la promoción de construir una ciudadanía conocedora de sus derechos. Y también de generar procesos de empoderamiento en las personas y las sociedades, para fomentar su reivindicación de cumplimiento en aquellas situaciones de vulneración, lo que permitirá avanzar una sociedad, más justa socialmente con una distribución de recursos ms equilibrada, más igualitaria y cohesionada entre sus poblaciones. Y en ese escenario, el TS asume un rol pedagógico y también crítico, además de mediador entre ciudadanía y Estado, como garante y protector de los Derechos Humanos, esencia de su marco ético articulador tanto en nuestro modo de pensar como de hacer profesional.
 
Vicenta Rodríguez Martín. 
Decana de la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera –UCLM. 
Presidenta de la Conferencia de Decanos/as y Directores/as de Trabajo Social de la Universidad Española
 

Artículo de opinión del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, del 1 de enero de 2017

El 1 de enero de todos los años es día propicio para los buenos propósitos, al socaire de las doce campanadas que suelen llegar como una llamada a la renovación. Pero en ocasiones, el 1 de enero ha tenido una significación especial para la ciudadanía, pues es cuando suelen entrar en vigor las nuevas competencias transferidas por el Estado a las Comunidades Autónomas.

Un 1 de enero de 2000, por ejemplo, Castilla-La Mancha asumió las competencias en materia de Educación, y dos años más tarde, el 1 de enero de 2002, asumimos las competencias en Sanidad. Son diecisiete años gestionando la Enseñanza Pública, y quince nada menos que asumiendo la responsabilidad directa de la Salud de los castellano-manchegos.

Es posiblemente en estas dos áreas en las que el balance resulta más extraordinario, porque solo desde la cercanía de una administración centrada en el análisis de las necesidades reales de una población tan dispersa y dispar como la nuestra era posible articular respuestas adecuadas para garantizar la igualdad de todos los ciudadanos.

Cierto que el hecho autonómico permitió, al contrario, que ambos servicios públicos fueran los más castigados de España por los recortes, en lo que fue sin duda el mayor ataque a los servicios públicos esenciales jamás imaginado.

Pero con eso y con todo, el balance sigue siendo positivo, hasta el punto de hacer indiscutible el hecho autonómico como una mejora en las condiciones de igualdad de todos los españoles. Trataremos, mediante la discusión del concepto de financiación autonómica ya iniciado, que el hecho autonómico redunde también en la mejora del nivel de igualdad de los territorios, porque las características poblacionales y geográficas de cada uno hacen que la prestación de los servicios públicos esenciales exija una valoración correcta del esfuerzo económico a transferir.

En estos quince años, Castilla-La Mancha ha puesto en marcha nuevos hospitales, centros de especialidades, centros de salud, servicios de urgencias y una red de helipuertos que han  permitido erradicar problemas estructurales históricos, y dotar de una mejor atención sanitaria a las grandes poblaciones y a los núcleos rurales más recónditos. Contamos con un sistema de prevención creciente, que queremos se amplíe a niveles máximos en atención temprana, y subrayamos nuestra decidida vocación a favor de una atención digna y humanizada en todo el sistema, especialmente en Urgencias y en Paliativos.

En este primer año y medio de cambio hemos iniciado un proceso de recuperación en la sanidad pública que dará a medio plazo sus frutos. Hemos reanudado todos los proyectos de hospitales y centros sanitarios paralizados, renovado equipos, ampliado plantillas y servicios y disminuido en gran medida la dependencia sanitaria de otras comunidades: Madrid y Comunidad Valenciana, principalmente, y en 2017 vamos a seguir en esa línea, tal y como está comprometido. Quiero la senda de la igualdad para todos los castellano-manchegos a través de la recuperación de servicios básicos y esenciales como es la salud.

Quince años parecen pocos si se echa un vistazo a lo que significa el Sescam para los castellano-manchegos, y no solo a nivel asistencial, sino también a nivel investigador y formativo. Nuestra sanidad pública ha pasado del cero al infinito, si se me permite la licencia, al contar con Facultades de Medicina y hospitales universitarios, algo que solo ha sido posible combinando la autonomía sanitaria con la educativa, lo que nos va a permitir que todos nuevos hospitales: Cuenca, Albacete, Guadalajara, Toledo y Puertollano tengan el carácter de universitarios, así como incrementar la posibilidad de formación de profesionales de la salud.

Los servicios públicos nos preocupan y nos ocupan. En nada se parece la educación en Castilla-La Mancha diecisiete años después, incluso con el retroceso de los años de recortes salvajes. Centros bilingües, formación dual, formación universitaria, becas, libros de texto gratuitos, becas de comedor, escuelas rurales, pizarras digitales, campus universitarios, hacen que tampoco nadie en su sano juicio ponga en duda la bondad de las transferencias educativas.

Y por ello, para que nunca más sean puestas en peligro, vamos a asentar en nuestro Estatuto los servicios públicos esenciales como una obligación irrenunciable de la Comunidad Autónoma.

Esto es algo más que buenos propósitos. Es un compromiso en toda regla expresado desde el minuto uno de la Legislatura, pero que conviene analizar, revisando lo que han sido estos años de asunción de transferencias, y sabiendo cuál es la ruta que debemos seguir, convencidos de que estamos en un camino de progreso e igualdad que no admite vuelta atrás.

El 1 de enero será por tanto siempre un día cargado de significación, porque es el día en que entraron en vigor las nuevas competencias acordadas, y, por tanto, el mejor día para hacer recapitulación y revisión de compromisos asumidos. Algo más que un catálogo de buenos propósitos, porque la realidad es el mejor de los balances.

Emiliano García-Page Sánchez

Presidente de Castilla-La Mancha

 

 

Viernes, 16 Diciembre 2016 18:24

Trabajo social y dependencia

El pasado miércoles 14 se cumplieron diez años de la aprobación por las Cortes Generales de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal, la popularmente conocida como Ley de Dependencia. Para los profesionales del trabajo social y para los ciudadanos que cuidaban y velaban por la atención de una persona dependiente, supuso una ilusión en forma de nuevos derechos que permitieran mejorar la calidad de vida de muchas personas que necesitaban servicios y prestaciones para dar dignidad a situaciones que en muchos casos rozaban el abandono y la desatención.

Desgraciadamente esta Ley, que generó consenso político, ilusión, expectativas laborales, empresariales incluso, con el estallido de la crisis económica y la llegada de la austeridad en políticas sociales, han acabado dejando prácticamente en “situación terminal” su aplicación, asumida casi en su totalidad por las Comunidades Autónomas. Pero hoy no es el momento de hablar de lo negativo, sino que debemos poner en valor las aportaciones que ha hecho esta Ley tanto para las personas dependientes como para los profesionales del trabajo social.

En Castilla-La Mancha, desde el principio se apostó por que el acceso a los servicios y prestaciones debía hacerse desde un Sistema de Servicios Sociales de proximidad al ciudadano, al cual quien mejor conoce es el trabajador social de su municipio, y que además conoce los recursos sociales del entorno más cercano.

Por ello, aunque para los profesionales supuso una avalancha de demandas, peticiones de información, expectativas, solicitudes, valoraciones, visitas domiciliarias, emisión de informes sociales, etc....., se estaba gestando una nueva prestación fundamental para eso que llamamos Cuarto Pilar del Estado del Bienestar que son los Servicios Sociales. Todo esto supuso la generación de empleos en entorno rurales no sólo para trabajadores sociales, sino para auxiliares del servicio de ayuda a domicilio, auxiliares en centros sociosanitarios residenciales y centros de día, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, psicólogos, etc. En definitiva, un impulso económico que ahora parece que olvidamos, cuando es más necesario que nunca.

A todo esto, se añadió el reconocimiento por vez primera en España de la figura del cuidador familiar, especialmente a través de su incorporación al sistema de cotización a la seguridad social como cuidadores no profesionales y que desgraciadamente se suprimió en julio de 2012, siendo, a mi juicio, el mayor recorte de la Ley que se ha perpetrado en sus diez años de joven historia.

Tenemos por lo tanto un gran reto por delante, tanto para los responsables públicos, pero también para nuestro colectivo de trabajadores sociales, y es la defensa de la Ley, la reivindicación de la recuperación de derechos que se han limitado hasta la mínima expresión. Si uno de los principios básicos de nuestra profesión es la Dignidad Humana, tenemos que luchar porque las personas dependientes reciban cuidados dignos y de calidad, y debemos acompañarles en ese proceso, estando al lado del dependiente pero también de sus cuidadores.

No olvidemos que cualquiera de nosotros podemos ser dependientes en unos segundos: bien a través de un accidente de circulación, laboral, ictus, caída, etc.....y cambiarnos la vida que teníamos planificada. Por lo tanto, desde la sensibilización que debe generarnos la atención a la dependencia, como colectivo de trabajadores sociales debemos alzar la voz por la recuperación de todos los derechos que hemos ido perdiendo en estos diez años.

En todo caso, debemos desear Cumpleaños Feliz a esta Ley y que cumpla muchos más....

Damián Rojas Gómez.  Diplomado en Trabajo Social por la UCLM. Trabajador Social de diferentes Zonas PRAS de Castilla-La Mancha durante 15 años y en la actualidad Jefe de Servicio de Dependencia de la Dirección Provincial de Bienestar Social de Toledo. Nº Colegiado: 13-480.

 

Viernes, 09 Diciembre 2016 19:00

Nueva etapa para el enfoque LEADER

Artículo de opinión del consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo

Tenía muchas ganas de volver a escribir de los Grupos de Desarrollo Rural (GDR) o Grupos LEADER. Sabéis que es uno de los temas a los que dedico más reflexiones, pues es una forma distinta de aplicar las políticas de desarrollo rural. Así, en distintos artículos he analizado la Metodología, las posibilidades que ofrecía para los Grupos, el Reglamento de Desarrollo Rural, en vigor -en el marco de la actual Política Agraria Común (PAC)-. Además, de poner la lupa en las decisiones de diferentes Estados miembros de la Unión Europea, con particular atención al caso de España, e incluso a los Programas de Desarrollo Rural (PDRs) de las comunidades autónomas.

También, recientemente expuse mi compromiso con el enfoque LEADER y con la autonomía de los Grupos. Pues bien hoy quiero resumir, brevemente, las decisiones que ya hemos tomado en Castilla-La Mancha. No son todas las necesarias -soy consciente de que hace falta una nueva vuelta de tuerca, en la dirección de mayor autonomía, que intentaremos hacer en los próximos años- pero suponen, desde mi punto de vista, la constatación de un compromiso.  Estoy seguro de que os va a interesar conocer las novedades que hemos dispuesto para los Grupos en este nuevo período de programación en nuestra región. Tras un largo proceso, finalmente, el 16 de agosto pasado se resolvió la convocatoria de selección de los Grupos. En total, son 29 las Estrategias seleccionadas, correspondientes a los 29 GDR, que cubren más del 90 por ciento del territorio de Castilla-La Mancha.

La población afectada -recordemos que en Castilla-La Mancha se excluyen los núcleos de población de más de 30.000 habitantes- asciende a alrededor de 1,3 millones, un 70 por ciento de toda la población de la región. La ficha financiera en el PDR asciende a unos 133,4 millones de euros, de los que 88,4 millones de euros se han repartido en una primera asignación; garantizando, en primer lugar, un mínimo de 1,8 millones de euros por Grupo (más 295.000 euros para gastos de funcionamiento). Y, hemos repartido el resto, 26,4 millones de euros, en función de la ejecución alcanzada en el periodo 2007-2013 (reparto del 20 por ciento); la calidad de la Estrategia, según unos criterios de puntuación (otro 20 por ciento); las incidencias ocurridas durante el periodo 2007-2013 (un 10 por ciento) y, como elemento más relevante, en función de las características del territorio, el 50 por ciento restante. Para este último criterio, hemos utilizado el índice de ruralidad, la densidad de población, la tasa de dependencia, la estructura de población, el desempleo, el área en zonas desfavorecidas y la superficie Red Natura.

Además, a lo largo de 2017, en función del grado de ejecución de cada uno de los grupos, está previsto destinar unos 6 millones de euros para completar las Estrategias en Grupos en zonas con dificultades, esto es, con alto grado de despoblamiento o con afectación por áreas de Parques Nacionales. Finalmente, la última asignación, de 39 millones de euros, se producirá en 2019.

Por otra parte, en lo que tiene que ver con el tamaño de los municipios, además de la exclusión de los núcleos de población menores de 30.000 habitantes, se han establecido limitaciones adicionales para los grandes, de tal manera que, obligatoriamente, la mayor parte de los fondos se destinen a los municipios pequeños, que son los que, de verdad, dependen de esta metodología. Así, en los municipios mayores de 10.000 habitantes, solo se podrá destinar el 25 por ciento de los fondos de cada grupo, y solo para proyectos productivos (o no productivos, pero con generación o mantenimiento de, al menos, dos empleos). El 75 por ciento restante se deberá destinar a municipios de menos de 10.000 habitantes, pudiendo financiar proyectos productivos o no productivos.

Finalmente, para incentivar más la inversión en los más pequeños -y teniendo en cuenta que los proyectos no productivos que no generen empleo, no podrán representar más del 40 por ciento del gasto público total de cada grupo-, en los menores de 1.000 habitantes, todos los proyectos se considerarán productivos. En cuanto a los beneficiaros de las ayudas, para proyectos productivos, estos podrán ser microempresas y pequeñas empresas.

También, a diferencia del periodo anterior, podrán financiarse proyectos de la industria agroalimentaria -hasta 100.000 euros de inversión-, de gran importancia para el tejido económico del medio rural. También, hemos decidido acortar el compromiso de durabilidad de las inversiones de 5 a 3 años, a excepción de las ayudas concedidas para inversiones en casas rurales, en las que el compromiso de durabilidad de la inversión se mantendrá en 5 años. De esta manera, será posible afrontar la inversión con mayores garantías y menores riesgos si el proyecto no resulta exitoso.

Por último, respecto a los proyectos, se va a incrementar el mapa de ayudas regionales para LEADER desde el 1 de enero del 2017 hasta el 31 de diciembre del 2020, para aquellos proyectos productivos presentados por promotores (microempresas y pequeñas empresas) con una ayuda de hasta el 45 por ciento de las inversiones productivas, con el objetivo de estimular la economía local de todos los territorios rurales, crear empleo y fijar población.

Finalmente, una de las cuestiones más importantes para que la metodología LEADER sea exitosa consiste en respetar y reforzar el grado de autonomía de los grupos. Así, en este periodo, toda la baremación para la selección de proyectos y cálculo de la intensidad de la ayuda la fijará el propio grupo, lo que supone un mayor grado de autonomía en la toma de decisiones, reforzando así el enfoque ascendente.

En este sentido, en la línea de dotar de mayor autonomía a los grupos, los porcentajes de los gastos funcionamiento (24 por ciento) y los costes destinados a animación (1 por ciento), se podrán modificar en función de las necesidades de cada grupo, respetando el 25 por ciento del total. Además, estos gastos de funcionamiento y animación serán calculados sobre el total del cuadro financiero asignado a cada grupo y no sobre la estrategia, lo que, en la práctica, aumentará la cantidad para gastos de funcionamiento y facilitará la tarea a los grupos.

En definitiva, cambios para que la metodología LEADER pueda seguir funcionando y para que los grupos puedan seguir haciendo política de desarrollo rural, desde la propia mirada de aquellos que viven en nuestros pueblos. Estamos quizá en un periodo trascendental para el futuro del enfoque ascendente. Hemos de aprovechar la oportunidad para que lo que hoy hacemos en el medio rural a través de los grupos, pueda ser ejemplo de otra forma de aplicar las políticas y otro modo de tomar las decisiones.

A estas alturas, nos sigue quedando mucha tarea por delante pero ya podemos decir que los Grupos de Desarrollo Rural han empezado a funcionar. De un lado, los grupos y, de otro lado, la Administración, pero trabajando juntos; tenemos la responsabilidad de que nuestra tarea, con respecto al medio rural, sea un éxito.

Francisco Martínez Arroyo

Miércoles, 07 Diciembre 2016 14:14

Dejémosles seguir siendo mayores

¿Cómo puede ser que utilicemos, de forma indiscriminada, la expresión “si es que son como niños”, cuando nos estamos refiriendo a personas que hace setenta u ochenta años dejaron de serlo?

Esta expresión está muy arraigada en el lenguaje común y las palabras tienen un hondo calado en el pensar de la sociedad, no están vacías de significado y sentimiento. Como dice Joaquín Santos en su libro El Cuarto Pilar “Sin darnos cuenta, los discursos, el lenguaje, contribuyen decididamente a conformar la realidad en la que vivimos, aunque sea de forma inadvertida”

Tendemos a homogeneizar colectivos que son heterogéneos, y no solo eso, sino a asociar, en este caso, a las personas mayores con características peyorativas cayendo en el paternalismos y la sobreprotección.

El 18,4% de la población es mayor de 65 años (INE, 2015), esta cifra engloba a personas con habilidades, capacidades y aptitudes de lo más diversas. Pero en muchas ocasiones se sigue mostrando al mayor como una persona indefensa y vulnerable, a la que hay que proteger sin que pueda ofrecer nada a cambio, tendiendo hacia una visión unidireccional.

El último anuncio de la lotería del sorteo de navidad nos da pistas sobre lo que estamos hablando. Muestran a una mujer mayor que cree que le ha tocado el gordo de navidad porque ve en televisión que el número premiado (del año pasado) coincide con el número que tiene este año. Su familia no le dice que es una confusión sino que le sigue la corriente y movilizan a todo el pueblo para celebrarlo. El anuncio se podría haber salvado en el último momento si  la mujer les hubiera tomado el pelo a todos, y de esa forma conseguir reunir a sus familiares y amigos, mostrando una gran capacidad de utilización de recursos (ya hablaremos de esto en otro artículo), pero no es así, y finaliza dándole el décimo a su hijo y llorando de la emoción.

De esta forma algo que podría ser entrañable y con mensaje positivo se convierte en una muestra del estereotipo peyorativo hacia los mayores. Visualizando a estos como si fueran niños, a los que hay que proteger, engañándoles para que no se desilusionen. Cuando en realidad son personas adultas y como tal, seguro que muchas de ellas pueden ser capaces de encajar cualquier tipo de noticia. Porque cuentan con un bagaje de toda una vida con sus sabores y sinsabores, muchas de estas personas son docentes de la resiliencia.

Estefanía Porras Valencia

07/12/2016

Estefanía Porras, trabajadora social por la Universidad de Alicante. Perito social y licenciada en criminología. Master en Entidades sin Ánimo de Lucro por la Universidad Rey Juan Carlos. Trabajadora Social en la asociación de alzhéimer de Iniesta (Cuenca) del 2010 al 2013. Coordinadora de equipo de captación en Amigos de los Mayores. Actualmente coordinadora del SAD en Asispa (Madrid).

 

Miércoles, 07 Diciembre 2016 07:45

Deberes y alcohol (V)

En fin, tal es la trascendencia que la reforma educativa requiere, así como la necesidad de llegar a un gran Pacto de Estado en esta materia, que marcará el camino por el que transitar hacia el futuro y el progreso de la Nación Española, que ya los Partidos Políticos parecen tomar conciencia y haberse arremangado a fin de ponerse a la tarea que la sociedad en general les reclama.

Uno de los principales caballos de batalla inmediatos en relación con la vigente y última Ley, la LOMCE (Ley de Mejora de la Calidad Educativa) y motivo de uno de los principales enfrentamientos entre el Estado y las Comunidades Autónomas, los venían constituyendo el tema de las reválidas, implantadas por dicha Ley tras 6º de la ESO y al final del Bachillerato, cuyo cumplimiento ya había sido obviado el curso pasado por una docena de Autonomías, que plantaron cara al Ministerio de Educación y, consiguientemente, al Gobierno, y se declararon en rebeldía para no llevar a cabo la realización de las polémicas pruebas o reválidas al final de la ESO y del Bachillerato.

Ante este estado de cosas, el Ministerio de Educación, a través de su titular, Iñigo Méndez de Vigo, y ante la nueva situación de representación de los partidos políticos en el Congreso de los Diputados, no ha tenido más remedio que bajar a la arena, olvidarse de sus tics dictatoriales y del rodillo, y ponerse a bregar con los partidos de la oposición, especialmente con el PSOE, para poder desatascar una situación que parecía enquistarse y no conducir a resultados positivos algunos, originando un gran perjuicio a quienes debe ir dirigida principalmente la Ley Educativa, que no son otros que los alumnos españoles, que tienen el derecho constitucional a la Educación, tal como viene proclamando nuestra Carta Magna, la Constitución Española de 1.978, en su artículo 27, puntos 1. y 5.: “1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza...5. Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.”.

De esta manera y ante el nuevo panorama, por primera vez en 40 años, los dos grandes partidos que se han repartido el Poder tras la reinstauración de la democracia, PP y PSOE, han logrado ponerse de acuerdo para sentar las bases y sacar adelante una Ley de Educación conjunta. Y así, el pasado día 25, todos los grupos parlamentarios suscribieron un documento dirigido a la Mesa del Congreso de los Diputados por el que se acuerda crear una Subcomisión específica en el seno de la Comisión de Educación, que en un plazo de seis meses debe elaborar un informe dirigido a llegar a un gran Pacto de Estado, Social y Político por la Educación que desemboque en la aprobación de una nueva Ley de Educación. Así se ha llegado al acuerdo, de no derogar la actual Ley de Educación, como pedía el PSOE, sino sustituirla por la nueva, suspendiendo el calendario de implantación de la LOMCE en todos los aspectos en los que no haya entrado en vigor, dejando en el limbo las controvertidas reválidas, que, de momento, se seguirán realizando, aunque la nota obtenida en las mismas no cuente para el expediente académico.

Y a la alegría y contento derivado del antedicho acuerdo, se ha unido el obtenido en la Conferencia Sectorial de Educación entre el Ministerio de Educación y los responsables de Educación de las Comunidades Autónomas, que, de consuno y de muy buen rollo, han adoptado el consenso respecto a que las reválidas de la discordia, aun celebrándose, no tengan relevancia para el expediente académico de los alumnos, acordándose que la reválida de 6º de Primaria  perderá, incluso, su carácter censal, es decir, no la tendrán que hacer todos los alumnos, como va a pasar con la de la ESO. Y se configura una prueba de acceso a la universidad, prácticamente idéntica o análoga, a la anterior Prueba de Selectividad, que no tendrán que hacerla nada más que los alumnos que pretendan acceder a la universidad y que se aprobará con un 4, siempre que la media del Bachillerato llegue a un 6, lo que dará, computando ambas notas, el 5 necesario para pasar a los estudios universitarios.

Dicha Conferencia, según cuentan las crónicas, ha batido dos récords: el ser la más corta en duración de la historia (una hora y media) y obtener un consenso como no se pudo obtener en ninguna otra, saliendo de la misma sus asistentes más contentos que unas pascuas, pareciendo ser el inicio para la concordia necesaria a fin de alcanzar ese gran Pacto de Estado en materia de Educación , tan necesario como obligado.

Mas, mi gozo en un pozo, pues en los primeros escarceos de la Comisión de Educación del Congreso para crear la Subcomisión, ya apuntan los primeros reparos a que los políticos nos tienen acostumbrados, peleándose por lo accesorio y dejando de lado el fondo del asunto, y, simplemente, el nombre del pacto educativo ya ha dado lugar a discusiones políticas interminables y tras muchos tira y afloja, los diputados encargados de instrumentar el acuerdo que nos concierne, han pasado de hablar de “Pacto Nacional” a “Pacto de Estado” y, finalmente, a acuñar la expresión “Gran Pacto de Estado, Social y Político por la Educación”, para que nadie pueda decir que se excluye a la “Comunidad Educativa”, expresión que no gusta a los nacionalistas porque consideran que habla de “una única España”. Total que la propuestas conjunta del PP, PSOE y Ciudadanos para crear este grupo de trabajo se aprobó con 26 votos a favor (los de los partidos indicados) y 11 abstenciones (Unidos Podemos, ERC, PNV, PdeCat – la antigua Convergencia- y Bildu). Con estas reticencias el texto aprobado reza así: “La Subcomisión elaborará un informe sobre el estado y situación del sistema educativo español que contenga un diagnóstico con unas propuestas y unas conclusiones que serán recogidas para la elaboración de un Gran Pacto de Estado, Social y Político para alcanzar los objetivos educativos europeos recogidos en la Estrategia Educación y Formación 2.020 de la UE”.

Desde mi punto de vista, habría que ver y estudiar a fondo esa Estrategia Educación y Formación 2.020 de la UE, pues todo lo que suena en concierto europeo me parece que va en detrimento de la libertad e idiosincrasia de los países que lo integran, lo que es consecuencia  y efecto irreversible de haber vendido nuestra alma al diablo y haber suscrito un negocio de venta y transmisión a fondo perdido de la soberanía de sus Estados miembros, incluida la de la gran Nación que otrora fuera España. Y aquí, el que discrepe, de esta doctrina oficial, al paredón. Ya veremos los derroteros por los que transcurren  los renglones de la subcomisión y si en vez de sacarnos del analfabetismo estructural y endémico en que nos hallamos España y los Españoles, no concluye sino dando la puntilla al Sistema Educativo Español, y todo ello, por bailar al son que nos tocan desde Bruselas.

Por cierto, que muy eufóricos se han mostrado los medios de comunicación ante el último Estudio Internacional de Tendencias en Matemáticas y Ciencia (TIMMS) que cada cuatro años mide el rendimiento en dichas disciplinas de los alumnos de 9 y 10 años de más de 50 países, según el cual los alumnos españoles han superado el listón de la media, situada en 500 puntos, pareciendo que hayamos conseguido un récord entre los récords, callando tendenciosamente cuando se comparan esos resultados con los países miembros de la OCDE y de la UE, donde quedamos bastante tocados y muy lejos de las medias de nuestros vecinos, quedando a un muy bajo nivel, revelador de las aptitudes muy básicas de nuestros alumnos para con las matemáticas y las comprensiones sobre la vida, la tierra y la física. Siendo, además, alarmante el mínimo porcentaje de alumnos excelentes que hay en España: en matemáticas solo un 3%, frente al 7% de media de la UE y el 10% de la OCDE. Todo ello consecuencia de la eliminación y supresión del esfuerzo, la pérdida de autoridad del profesorado, la incentivación de la mediocridad y la execración de la excelencia. Y en ciernes, el próximo día 6 de este mes, se esperan los resultados del informe PISA: ¡Qué Dios nos pille confesados!.

Ahora bien, obras son amores y no buenas razones. De esta manera urge ponerse las pilas para afrontar ciertos retos que dejan en un mal lugar los deseos y la finalidad de que el sistema educativo mire principalmente al alumnado. Así, nos encontramos con los barracones tercermundistas en la Comunidad Valenciana, algunos de los cuales han quedado inundados tras las últimas precipitaciones pluviales caídas sobre la citada Comunidad, obligando a la Conselleria de Educación a cerrar las aulas de los centros de infantil y primaria número 5 de Aldaia y el CEIP  103 de Valencia, suspendiéndose también las clases de infantil de los Colegios María Yocasta y Maestro Tarazona de Puerto de Sagunto. No es de extrañar, pues, la reclamación, a la vez que indignación, de los progenitores de los alumnos de estos centros, exigiendo una instalaciones dignas, en una situación que ya se demora más de diez años, sin que la Conselleria parezca darse por aludida al anunciar, simplemente, que impermeabilizará los barracones de la discordia en vez de eliminarlos.

Todo sea bienvenido si, de verdad y de una vez por todas, la autoridad competente (Estado y Autonomías) se toman en serio el asunto de la Educación en nuestro país, llegando a ese tan ansiado Pacto de Estado y a esa Ley de Educación que sirva, al menos, para lo que queda de siglo XXI.

 MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

 7 de diciembre de 2016

Lunes, 05 Diciembre 2016 17:14

La Constitución y su papel vertebrador

Una reforma de la Constitución para garantizar el papel vertebrador de los ayuntamientos en el Estado

Llegamos al XXXVIII aniversario de la Constitución Española en un tiempo donde se reclama por parte de una gran mayoría de actores políticos y sociales, la necesidad de actualizar la norma fundamental del Estado, una de las constituciones que con solo dos reformas, una en 1992 y otra en el 2011, menos modificaciones ha tenido en nuestro entorno europeo.

El cambio por el cambio no tiene mayor validez ni significado, pero parece razonable pensar que después de 38 años, la sociedad española ha sufrido unas  transformaciones sociales, políticas y económicas que avalan la oportunidad  de esta reforma; fundamentalmente por la evidente voluntad de los españoles de seguir profundizando en el estado social y de derecho. El texto debería responder a los retos que plantea una sociedad del siglo XXI y que se muestra en la actualidad insuficiente para dar respuestas a viejos y nuevos problemas, suponiendo, de facto, un blindaje a servicios básicos como la sanidad, la educación, la vivienda, el medioambiente, el trabajo o las prestaciones sociales.

Los efectos de la crisis económica que han derivado en una creciente desigualdad  y pérdida de derechos, evidencian  la  necesidad  de elevar la exigencia de los derechos fundamentales en nuestra Constitución como los de sanidad o vivienda, así  como también acometer una modificación del capítulo II del Título VIII referido a la Administración Local, que devuelva la soberanía municipal que en estos últimos años ha sido recortada a los ayuntamientos con la excusa del endeudamiento público.

La calificación de excusa viene justificada atendiendo a los datos económicos, tanto del Ministerio de Hacienda como del propio Banco de España, de los que se desprende que son las corporaciones locales las menos endeudadas en comparación con los déficits acumulados por el conjunto de las comunidades autónomas y del propio Estado. 

Respecto a los objetivos de estabilidad fijados por el Gobierno el año pasado la Administración Central elevó su gasto un 5,5%, las comunidades autónomas, un 4,4% y los ayuntamientos sólo un 1,7%. Del total de la deuda pública en manos de las administraciones públicas, el 87,7% por un valor de 962.147 millones de euros se corresponde con el endeudamiento de la Administración Central, mientras que las comunidades autónomas suponen el 24,1% con 264.174 millones y las corporaciones locales, solo el 3,2%  con 35.083 millones, según datos del Banco de España.

 De esta forma el conjunto de corporaciones municipales, diputaciones y entidades locales menores rebajaron la deuda el año pasado hasta los 35.147 millones de euros, un 0,8% menos que en 2011,  siendo las únicas administraciones que registran, desde 2012, un superávit de sus cuentas públicas.

Los Ayuntamientos y Diputaciones necesitan de una actualización constitucional que garantice la mejora de la financiación local porque no en vano son las administraciones locales las que contribuyen con sus políticas, desde la cercanía y con un mejor y mayor conocimiento de la realidad social, a preservar y desarrollar el principio de igualdad que garantice los mismos derechos a todos los ciudadanos, ejerciendo un auténtico papel vertebrador en el Estado y la mayoría de la veces infravalorado injustamente.

La reforma constitucional que afectará a las Administraciones Locales debería contemplar además la regulación en las Diputaciones para la elección directa de los diputados provinciales, una condición previa para otorgar mayor legitimidad a esas instituciones provinciales, acercando el representante al representado. Es pertinente un esfuerzo de mejora de la calidad democrática de nuestras instituciones si queremos poner fin a la desafección política y renovar la confianza en lo público.

No podemos olvidar que los  8.122 ayuntamientos españoles y 41 Diputaciones también somos parte del Estado: el Estado más cercano a sus administrados, los que se sitúan en la vanguardia en la defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos y los que han sido y siguen siendo, la primera red de solidaridad con millones de hombres y mujeres afectados por la crisis. 

Somos Estado porque nos implicamos en la atención a las personas con nuestros servicios sociales, somos Estado, porque abrimos y mantenemos albergues, centros de cultura, instalaciones deportivas, alumbrado, suministro de agua, mantenimiento de carreteras, seguridad y extinción de incendios y así un sinfín de servicios ciudadanos que requieren mayores garantías constitucionales que reconozcan la autonomía política y funcional de las Administraciones Locales.

Esta garantía constitucional es un apoyo imprescindible  en los ayuntamientos pequeños y dispersos en el medio rural para preservar el principio de igualdad consagrado en nuestra Constitución.

Es hora de devolver la dignidad a esas escuelas de democracia que son los ayuntamientos, donde se ejerce de forma más directa los derechos de  participación de los ciudadanos en los asuntos públicos, que es la esencia de la democracia desde su origen en las polys griegas.

Un estado que no ampara ni vela por los derechos de los ciudadanos en el concepto del contrato social, carece de legitimidad moral, política  y democrática.

Todo recorte de recursos deviene desgraciadamente en una pérdida de derechos, y es por ello que la reforma constitucional que blinde la suficiencia financiera de las administraciones locales, es el primer paso para afrontar los retos de representatividad, legitimidad y participación ciudadana, que demanda la sociedad española para una nueva política que amplíe y garantice con igualdad los derechos de ciudadanía.

Santiago Cabañero

Presidente de la Diputación de Albacete

Sábado, 03 Diciembre 2016 02:46

Discapacidad: con D de ‘Derechos’

Artículo del presidente Emiliano García-Page con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad mañana 3 de diciembre

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad no es para nosotros una fecha más al uso, una jornada para despachar con un artículo y un gesto para las cámaras, cosas que también haremos porque entendemos que son útiles para trasladar conceptos, reflexiones, datos y objetivos que dan visibilidad a los problemas que sufren en el día a día miles de personas en España, y en todo el mundo.

La ONU cifra en un 15% de la población mundial el número de personas afectadas por alguna discapacidad que impide el desarrollo de su vida en igualdad de condiciones a las demás personas. Curiosamente, incide naciones Unidas en que es en los países desarrollados donde hay un mayor porcentaje de personas afectadas.

Para nosotros, este día es una fecha que nos recuerda que además del compromiso moral que anima y obliga a toda persona a mirar por los demás, llegamos al Gobierno con al menos quince compromisos específicos cuyo resultado ha de ser la mejora integral de la atención a las personas con discapacidad y mayores cotas de accesibilidad al empleo, la vivienda, los servicios públicos y los lugares cotidianos como fruto de un derecho inalienable que es la igualdad.

Y por eso, en vísperas de este Día Internacional, volvimos a celebrar un Consejo de Gobierno abierto con participación del CERMI. Porque no hay mejor manera de comprobar el grado de cumplimiento real de un programa, de unos compromisos, que someterlos a evaluación con las personas, con los colectivos interesados. Evaluación que volverá a tener lugar, de modo abierto, en el próximo Foro Ciudadano.

En Castilla-La Mancha hablamos de los derechos de más de 128.000 personas, un 6,18% de la población, y del trabajo de quienes articulan al atención que necesitan a través de un tejido asociativo imprescindible, que constituye además un importante yacimiento de empleo especializado y de calidad, pues se trata de personas con problemas y necesidades muy diversas.

A tres días de la celebración por todo lo alto del Día de la Constitución, es más que recomendable enfocar la Discapacidad desde el punto de vista de los derechos inherentes a toda persona, a todo ciudadano, independientemente de su condición, raza o religión. Es bueno, por tanto, que la escribamos “Discapacidad” con “D” de “Derechos” y trabajemos, como lo estamos haciendo en Castilla-La Mancha, por el reconocimiento en el estatuto de Autonomía del Tercer Sector y de los servicios sociales, para preservarlos en caso de nuevas crisis económicas.

Creemos, el sector y nosotros, como Gobierno, que hay que profundizar en el concepto de accesibilidad universal, reconocido por una ley, para que sea realidad en un futuro el acceso en condiciones de plena inclusión a la educación postobligatoria y universitaria, así como el acceso al empleo. Hemos comprometido una actualización de la Ley de Acceso a la Función Pública para revisar el objetivo de acceso de personas con discapacidad a un puesto de trabajo público, así como en el catálogo de medidas para el fomento del empleo por parte de las instituciones y el sector privado. De hecho, en el plan extraordinario de Empleo se incluye como objetivo a las “personas inscritas como demandantes de empleo, no ocupadas, que hayan estado fuera del mercado de trabajo por haber sido cuidadoras de personas y personas discapacitadas que hayan estado inscritas como demandantes de empleo, no ocupadas, en las oficinas de empleo de Castilla-La Mancha, durante doce o más meses”.

Creemos también en el derecho a la tutela efectiva, y vamos a obligarnos, por ley, a garantizar la protección y tutela jurídica de las personas con gran dependencia en caso de desaparición de sus padres o tutores, y en la promoción asociativa del sector, extendiendo, por ejemplo, algunos derechos de accesibilidad de las personas a las asociaciones, para un mejor desarrollo de su labor, como puede ser en el tema del transporte.

En la proclamación de este día, la ONU relaciona directamente este Día Internacional con los Objetivos del desarrollo Sostenible: “Este año celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad tras haber aprobado la ambiciosa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Este plan global de acción nos insta a «no dejar a nadie atrás”, afirma.

Una reflexión que coincide plenamente con lo que ha sido un mensaje constante del Gobierno de Castilla-La Mancha desde que tomamos posesión. Castilla-La Mancha debe buscar sus vías de progreso en el establecimiento de un plan de desarrollo sostenible en el que nadie puede quedar atrás, en el que nadie puede ser dejado en la cuneta o considerado un obstáculo, una carga, en detrimento de su consideración de persona con derechos, con talento y con sentimientos. No habrá desarrollo sostenible que no busque la universalización del bienestar y de la atención de las necesidades básicas, que van más allá de un techo y un plato de comida: educación, empleo, salud, ocio, respeto…

Valores que hablan de “Dignidad”, que se escribe con la misma “D” de “Derechos y Discapacidad”.

Que la discapacidad no nos frene. Ni a quien la sufre, ni a quien tiene la oportunidad de traspasar la primera barrera para descubrir un mundo de talento y emociones que hablan mucho y bien del ser humano.

 

Miércoles, 30 Noviembre 2016 05:05

Deberes y alcohol (IV)

Y mientras los partidos políticos discuten acerca de si son galgos o podencos, sigue en el aire y pendiente una Ley de Educación consensuada, dialogada y debatida, entre todos los partidos del arco parlamentario, duradera y perdurable en el tiempo y a la altura de los importantes, inexcusables e inaplazables retos del siglo XXI. En definitiva, abordar el tema de la formación y la educación de las futuras generaciones de españoles sobre una base sólida, basada en un amplio espectro sobre  el asiento de un verdadero y auténtico Pacto de Estado entre todas las fuerzas políticas que eviten las zozobras, ansiedades, desasosiegos, inquietudes y preocupaciones que se han derivado de las hasta hoy ocho leyes educativas que han venido rigiendo esta trascendental materia, sobre todo las impulsadas bajo los vientos de la reinstauración de la democracia en nuestro país (o semidemocracia, que es la realidad), aprobadas, salvo la de 1.970, por las mayorías absolutas o bajo el auspicio de  gobiernos en minoría, apoyados por los partidos nacionalistas de turno a cambio de despedazar España, prácticamente por el rodillo o apisonadora de los partidos (PP y PSOE) figurantes en el escenario del Congreso de los Diputados y del Senado, y que han traído de cabeza a la comunidad educativa en general (alumnos, profesores y padres) creando una inquietud galopante y el desasosiego en la misma y cuyo resultado no ha sido otro que el fracaso y el abandono escolar, en los que, por cierto, esta España de nuestros sinsabores siempre ha copado las cotas más altas y que, además, ha supuesto para los concernidos una auténtica locura, en medio de un desconcierto general. Pues ocho Leyes, ocho, han sido las Leyes Educativas que durante esta democracia a medio gas de que disfrutamos, han intentado sacar a hombres y mujeres de provecho para garantizar el futuro del país, España, dentro del concierto internacional, y que todas, por hache o por be, por fas o por nefas, por una causa (o cosa) o por otra, no han hecho sino sumir en el desaliento y la desorientación a todos los implicados en la difícil, ardua e importantísima tarea de formar y educar a la juventud.

Recordemos la Ley General de Educación de 1.970, obra del Ministro José-Luis Villar Palasí, conocida por ello como “Ley Villar Palasí” y que estuvo vigente de forma parcial hasta 1.990; en 1.980 se aprobó la Ley Orgánica del Estatuto de Centros Escolares (LOECE), que fue la primera Ley en materia de educación que se aprobó tras la Constitución de 1.978; en 1.985 le tocó el turno a la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE); en 1.990 nos sorprendió la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE), que amplió la escolaridad obligatoria a los 16 años y permitió que las Comunidades Autónomas pudieran redactar un porcentaje importante de los contenidos curriculares; en 1.995 apareció la Ley Orgánica de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG); en 2.002, Aznar impulsó la llamada Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOE), por la que pretendía reformar y mejorar la educación en España y que tras la llegada al poder de Zapatero se paralizó el calendario de aplicación de la misma por un Real Decreto de 2.004, sin que, por tanto, llegara a aplicarse; en 2.006 el Gobierno de José-Luis Rodríguez Zapatero elaboró la Ley Orgánica de Educación (LOE), que, entre otras novedades, introdujo la polémica asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, permitiendo pasar de curso, con dos suspensos como máximo; y en 2.016 entró en vigor la actual Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), Ley 8/2013, de 9 de Diciembre, cuyas principales novedades consistían en la implantación de evaluaciones externas o reválidas en 4º de la ESO y en Bachillerato.

Esta última Ley, la LOMCE, aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy Brey, siendo Ministro de Educación  José-Ignacio Wert, aprobada por el rodillo Pepero, tan de moda en la anterior entera legislatura, y que obligó, tras numerosos encontronazos con las Comunidades Autónomas y la comunidad educativa, a la dimisión del Ministro a cambio de un cómodo y remunerado cargo en la Embajada de España ante la OCDE, en París, es la que se ha ido implantando paulatinamente y por etapas desde su aprobación, suponiendo uno de los principales temas controvertidos la reimplantación de las reválidas, que han sido tachadas de exceso por la oposición, en ese forcejeo y tira y afloja que respecto de la educación se viene observando desde la reinstauración de la democracia en nuestro país, en base a ese sentimiento de culpa absurdo y ridículo, sobre el tratar de liberar a nuestros jóvenes del trabajo excesivo, como si estudiar no fuera el verdadero y auténtico trabajo de los estudiantes, amén de asistir, religiosamente, o profanamente, a las clases correspondientes. Parece, vuelvo a repetir e insistir, que se ha impuesto la filosofía de que a los chavales de hoy hay que facilitarles todo, incluso el aprendizaje, sin que tengan que esforzarse lo más mínimo, llevándolos entre algodones. En fin, esta es una filosofía barata, imprudente e insensata, sobre todo de la izquierda, pero practicada también ya  de un tiempo a esta parte desde la derecha, que, en definitiva, pienso que no conduce sino a un fin último, que no es otro que el generar diplomados, graduados y titulados analfabetos, carentes del más mínimo interés por la  superación, la excelencia,  la ciencia y, en su caso, las artes, con la finalidad de robotizar a la ciudadanía, convirtiéndola en una masa amorfa, acrítica, inculta y analfabeta, en estado de zombi, cuyo fin último no es otro que el poder manipularla, como se manipulan los pollos en una granja de pollos, o los cerdos en una granja de cerdos, o sea, lo que Juan-Manuel de Prada, con grandísimo  y acertadísimo criterio, llama “la cretinización de las masas” (que también podría denominarse “la idiotización de las masas”),  con la inestimable e imprescindible ayuda de la telebasura, propiciando que cuanto menos sepan éstas, más manipulables serán por los dicterios de la clase política y pudiente que, como tales, ya se preocupan de mandar a formar y a estudiar a sus vástagos a acreditados colegios extranjeros donde se practican y aplican las auténticas y verdaderas normas de la formación y la educación.

Vuelvo a mi historia académica: yo tuve cuatro pruebas de superación o reválidas en mi currículum escolar, a saber: lo que se llamaba “el ingreso” para acceder de los estudios primarios al bachiller; una reválida en cuarto de bachillerato; otra reválida en sexto de bachillerato; y la prueba última de acceso a la Universidad, tras aprobar el Preuniversitario, sin que me avergüence haber sido la última promoción de los “chicos del Preu” que cantaba Karina, y sin que, vuelvo a repetir, me resintiera en modo alguno en mis estados físico y mental.

Ahora parece ser que el caballo de batalla está en las dichosas reválidas que han venido a reimplantar la LOMCE, al final de la ESO y del Bachillerato, consideradas como un esfuerzo inhumano e inasumible para los estudiantes de hoy en día, lo cual puede ser cierto, en cierto, grado, valga la redundancia, si tenemos en cuenta que los estudiantes dichos llegan a estos finales de etapa, con un currículum light, fruto del desarraigo y la mediocridad que imperan en el actual sistema educativo. Por ello, todos los grupos actuales parlamentarios de la oposición, en el Congreso de los Diputados, se pusieron de acuerdo para tramitar una proposición de Ley socialista de artículo único que suspende el calendario de implantación de la LOMCE, a lo que el Partido Popular, en principio, se opuso radicalmente, primero en la Mesa del Congreso, y después en el propio Pleno, tratando de torpedear tal iniciativa, aún no despierto del sueño de su anterior despótica mayoría absoluta, por lo que, tras recapacitar, acordó paralizar la entrada en vigor de las reválidas y aun cuando fueren realizadas, no darles carácter evaluativo y, por tanto, que la nota no cuente en el expediente académico.

Y, aunque el arma del Gobierno consiste en el tiempo, es decir, en dilatar la tramitación de la citada proposición de Ley en el Congreso y en el Senado y hasta que se apruebe definitivamente el texto admitido a trámite el pasado día 15, se mantienen en vigor en todos sus términos la LOMCE y todas las normas de desarrollo que de la misma ha aprobado el Gobierno.

 

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

30 de noviembre de 2.016

Página 4 de 18