Viernes, 20 Noviembre 2015 01:40

Por los derechos de la infancia

Con motivo del Día Universal de los Derechos de la Infancia 2015, que se conmemora el día 20 de noviembre

“Un libro y una pluma”… por los derechos de la infancia

Hoy, 20 de noviembre, conmemoramos el Día universal de los derechos de la infancia. La Convención de los Derechos del niño de 1989, de la que se cumplen hoy 26 años, supuso un relevante hito, en el que cristalizaron todos los avances en la protección de la infancia que, en especial a lo largo del siglo XX, se fueron produciendo en la historia de la humanidad.

A fecha de hoy, 195 países la han ratificado. Este instrumento, que reconoce a los niños y niñas como agentes sociales y como titulares activos de sus propios derechos, vincula a los estados firmantes y pone el objetivo en proporcionarles un nivel de vida adecuado donde su alimentación, su educación y su protección estén cubiertas. Ciento noventa y cinco países unidos en el reconocimiento a la infancia, concienciados de la importancia de que los niños y niñas del mundo puedan crecer, sanos y felices, en un mundo en paz, donde se les escuche, donde participen, donde no se lesione su integridad física ni psicológica, donde se prime su interés superior para todas las medidas que les puedan concernir.

Nos hemos dotado, pues, de una herramienta muy valiosa para el cuidado de la infancia y, por tanto, de toda la humanidad. “Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo”: Estas palabras, pronunciadas por Malala Yousafzai, la niña tiroteada por talibanes por ejercer su derecho a ir a la escuela, no pueden recoger de mejor forma el sentir de lo expresado por la Convención, pues la educación es sin duda antídoto contra la violencia y fuente de convivencia en paz.

Pero la historia de Malala es también una llamada al respeto al otro. Respeto que late también en todos los artículos de la Convención, y que los niños y niñas, que un día serán los hombres y mujeres del mañana, merecen: hacia su intimidad, hacia su opinión, hacia su palabra, hacia sus diferencias y peculiaridades, en definitiva.

Hoy es, debe ser, un día para la alegría. Y desde la alegría que supone esta celebración, os animamos, niños y niñas, a que elevéis la voz, a que os hagáis oír, a que colaboréis con vuestro criterio y vuestras ideas en la construcción del mundo que deseáis vivir: sin odios, sin miedo, mirando hacia delante y sobre todo caminando junto a vuestros compañeros y compañeras de viaje. Superando los obstáculos, aprendiendo de los errores, viviendo, en fin, en un mundo cada vez más justo, cada vez mejor.

Por tanto, hoy, quiero poner el foco en la esperanza. Trabajar por y para la infancia, uno de los colectivos más expuestos al riesgo de pobreza y exclusión social, es uno de nuestros retos. Este Gobierno es muy consciente de ello. Queda mucho por hacer. Nuestra sociedad debe mantener y redoblar los esfuerzos. Con el convencimiento de que esa parte más débil es lo más valioso que tenemos. Con el convencimiento de que proteger a la infancia es proteger el futuro de la humanidad.

Emiliano García-Page

Presidente de Castilla-La Mancha

 

Miércoles, 18 Noviembre 2015 11:03

De morosos, moscosos y mocosos (I)

Desde la aprobación Papal (Sixto IV), en 1.478 y hasta su abolición en 1.834, la institución eclesiástica encarnada en el Tribunal del Santo Oficio, la Santa Inquisición, ha venido formando parte de la leyenda negra española. Como su propio nombre indica, el Santo Oficio era un servicio considerado sacro, por razón del objeto sobre el que recaía, cual era combatir y extirpar las distintas herejías (a veces, meras discrepancias u opiniones sobre el credo oficialista de la doctrina de la Santa Madre Iglesia, Católica, Apostólica y Romana), y consiguientemente con dicha finalidad (una prueba de sangre) imponer el oportuno castigo a sus autores, los llamados herejes, que eran sometidos a una infinidad de tortuosas, espantosas, monstruosas y dolorosas torturas, con el afán de hacerles confesar su falta o pecado y abjurar de sus desviadas y heréticas convicciones y que tras el auto de fe correspondiente (escenificación pública y solemne en la que se ponía fin al proceso) se proclamaba y dictaba sentencia, con la condena al infractor, hereje, que, a veces, solía terminar siendo a muerte.

Entre los medios de tortura y de ejecución empleados, se encontraban los siguientes, cuyas denominaciones ya indican el grado de crueldad que encerraban en sí mismos para con los investigados (siguiendo la jerga aprobada por nuestros insignes parlamentarios, para no mancillar el honor que suponía la denominación de “imputado” para todo aquél político de turno cuya honradez dejaba mucho que desear) y los condenados, y en cuya pormenorizada explicación no entraremos para evitar el vómito a más de un lector, aunque ya por su propia denominación podemos imaginar la forma de activar y aplicar dichos medios: garrote vil, la horquilla del hereje, el aplastacabezas, la doncella de hierro, la picota en tonel, la jaula colgante, la rueda de despedazar, la pera oral, vaginal o anal, el toro de falaris, el potro de tortura, la cuna de Judas, la guillotina, la hoguera, el azotamiento, la garrucha (a base de pesas)..... y cualquier otro medio de tormento que cupiese en el imaginario macabro y siniestro de los inquisidores.  Como se ve, había un amplio abanico de medios para convencer al reo de sus equivocadas y desviadas convicciones o creencias y para su pase al otro mundo, sin piedad ni remordimiento algunos. Ni qué decir tiene, que más de un reo ante la vista de los medios a que podía ser sometido, confesaba todo lo que hiciera falta a placer del Tribunal Inquisidor.

En realidad, el Tribunal del Santo Oficio fue una institución para mantener dominada, atemorizada y amedrentada  a la plebe, ya que su mera instalación en una ciudad o villa, dando treinta días a fin de que los sospechosos de herejía compareciesen voluntariamente a reconocer sus errores y culpas, suponía entrar en una estado de shock tal, que ante la posibilidad de ser denunciado (ya que la delación era primada entre la población), con razón o sin razón, movían a muchos presuntos sospechosos a comparecer voluntariamente, aunque no estuviesen incursos en falta alguna, a fin de obtener una condena más benigna y llevadera. En otros casos, los vecinos se denunciaban entre sí, denuncias que en numerosas ocasiones eran falsas, ya que el denunciante podía percibir un porcentaje de los bienes incautados al acusado, por lo que se multiplicaron, ya por esos motivos económicos, ya por venganzas personales.

El Primer Gran Inquisidor General fue Fray Tomás de Torquemada, prior del convento de Santa Cruz la Real de Segovia, primera institución dominica fundada en España y con los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, como patronos. Partidario de la máxima ortodoxia religiosa, fiel seguidor de la ortodoxia del poder religioso y político, fue nombrado, en 1.482, Inquisidor por el Papa Sixto IV, organizando el Tribunal a su imagen y semejanza tomando como modelo la Inquisición medieval, y dotando al Tribunal de unas competencias que lo convirtieron en un instrumento brutal e implacable contra la herejía. Tal era su implacabilidad contra la herejía, que llegó a ser conocido como el “martillo de herejes” y exigiendo para sus colaboradores unos criterios de limpieza de sangre como requisito de obligado cumplimiento. Su primera gran acción y puesta en escena se produjo en 1.483, cuando organizó en Salamanca un acto multitudinario en el que fueron arrojados a la hoguera cientos de libros que, según el Gran Inquisidor, adolecían de contenido herético.

Y como la finalidad última del trabajo del Tribunal del Santo Oficio era establecer condenas ejemplarizantes, para inocular el temor entre la población, y hacer perdurar el recuerdo de los delitos cometidos por los herejes, a los condenados se les señalaba socialmente con la pena obligatoria de llevar un “Capirote”, también llamado coroza, que consistía en un gorro cónico (semejante al que usan los nazarenos, pero con la cara descubierta), que servía para hacer mofa pública del condenado, avergonzándole públicamente y siendo infamante tanto para él como para su familia, así como hacerles cargar con el “Sambenito” o saco bendito, prenda a modo de saco o poncho que se imponía a los condenados como símbolo de pecado y escarnio público y que tenía distintos colores y dibujos según las penas, quedando obligados a llevarlo puesto de por vida o por cierto tiempo, según fuera la condena y sólo se lo podían quitar cuando estaban en casa; negarse a llevarlo era un delito y al acabar la condena debía ser colgado en la iglesia para que fuesen recordados eternamente tanto el pecado como el pecador.

Según el historiador José María Zavala la última víctima de la Inquisición fue la religiosa invidente María de los Dolores López, con un hermano sacerdote y una hermana carmelita descalza, ajusticiada al garrote vil y quemada luego en la hoguera y esparcidas sus cenizas el 24 de Agosto de 1.781. Previamente se necesitaron tres personas para leer las casi 160 hojas de la sentencia desde las nueve de la mañana hasta la una de la tarde. No obstante, cabe recordar, con el citado historiador, que el 31 de Julio de 1.826 fue ejecutado el maestro Cayetano Ripoll, condenado a la horca y a ser quemado en la hoguera, por la Junta de Fe de Valencia, sucesora de la Santa Inquisición.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

  18 DE NOVIEMBRE 2015

Lunes, 16 Noviembre 2015 19:47

La Metamorfosis Social y Cultural

Quiero entresacar unos textos escritos hace 50 años de un documento que luego mencionaré con la única intención de inducir a la reflexión a todos los que nos miramos el ombligo y pensamos que algo está cambiando precisamente ahora y que existen fórmulas ajenas al propio individuo capaces de mejorar el mundo.

Dice el documento escrito en 1965 que “el género humano se halla hoy en un período nuevo de su historia” y que “se puede ya hablar de una verdadera metamorfosis social y cultural”, así como que “mientras el hombre amplía extraordinariamente su poder, no siempre consigue someterlo a su servicio”.

Algunos conceptos (“poder económico”, “hambre”, analfabetismo y “miseria”) resumen largos párrafos del escrito que manifiesta que “nunca ha tenido el hombre un sentido tan agudo de su libertad” mientras “surgen nuevas formas de esclavitud social y psíquica”.

“El mundo siente su interdependencia”, pero “se ve gravísimamente dividido por agudas tensiones políticas, sociales, económicas, raciales e ideológicas” que incluyen “el peligro de una guerra que amenaza con destruirlo todo”. Era el tiempo de la Guerra Fría que ahora muestra otra cara más difusa.

Nos viene una “revolución global más amplia” y “la humanidad presta cada vez mayor atención a la previsión y ordenación de la expansión demográfica”, dice aquel viejo mensaje que es consciente de que “la historia está sometida a un proceso tal de aceleración, que apenas es posible al hombre seguirla”.

La “economía de opulencia de algunos países” y los “medios de comunicación” están provocando “muchas repercusiones simultáneas”. “Quienes emigran”, y de ellos, “los que poseen tradiciones más antiguas, sienten la tendencia a un ejercicio mayor de la libertad”.

“El cambio se nota particularmente entre los jóvenes, cuya impaciencia, e incluso a veces angustia, les lleva a rebelarse. Conscientes de su propia función en la vida social, desean participar rápidamente en ella” y “los padres y educadores experimentan dificultades cada día mayores en sus tareas”.

“Las leyes heredadas del pasado no siempre se adaptan bien al estado actual de las cosas”. “Muchedumbres cada vez más numerosas se alejan prácticamente de la religión”, tendencia que argumentan “como una exigencia del progreso científico y de un cierto humanismo nuevo”.

“Desorden, contradicciones y desequilibrios” resumen aquella lejana actualidad. La “inteligencia práctica moderna” resulta incapaz de “ordenar los nuevos conocimientos de manera satisfactoria”, de forma que “eficacia práctica” y “conciencia moral” son antagonistas.

Tensiones en “la familia, en la nueva relación de los sexos, entre las razas, los países ricos y pobres, las Instituciones Internacionales puestas al servicio de la expansión de la propia ideología o de los egoísmos colectivos existentes en las naciones y en otras entidades sociales” marcan el carácter de los individuos modernos y “alimentan la mutua desconfianza y la hostilidad, los conflictos y las desgracias de las que el hombre es causa y víctima”.

Por todos esos motivos, “se afianza la convicción de que a la humanidad le corresponde establecer un orden político, económico y social que esté más al servicio del hombre y su dignidad”.

“Muchísimos hombres tienen viva conciencia de que la carencia de bienes que sufren se debe a la injusticia o a una no equitativa distribución”.

“Aumenta a diario la distancia entre las naciones en vías de desarrollo y las más ricas”. “Los pueblos hambrientos interpelan a los pueblos opulentos”. “La mujer, allí donde todavía no lo ha logrado, reclama la igualdad”. “Los trabajadores y agricultores no sólo quieren lo necesario para vivir, sino desarrollar sus dotes personales y participar en la vida social, económica, política y cultural”. “Por primera vez en la historia, todos los pueblos están convencidos de los beneficios de la cultura”.

“De esta forma, el mundo moderno aparece a la vez poderoso y débil, capaz de lo mejor y de lo peor, pues tiene abierto el camino para optar entre la libertad o la esclavitud, entre el progreso o el retroceso, entre la fraternidad o el odio. El hombre sabe muy bien que está en su mano el dirigir correctamente las fuerzas que él ha desencadenado y que pueden aplastarle o salvarle”.

También “son muchísimos los que, tarados por el materialismo práctico no quieren saber nada de este dramático estado”, o los que “oprimidos por la miseria, no tienen tiempo para ponerse a considerarlo”.

Terminaré entresacando del extenso documento dos últimas ideas. La primera habla del “esfuerzo necesario de las Instituciones privadas o públicas de ponerse al servicio de la dignidad del hombre, contra cualquier esclavitud social o política” a fin de respetar sus derechos fundamentales.

La segunda alude a que “particularmente, la educación de los jóvenes, debe orientarse de tal modo que forme hombres y mujeres cultos” y “generosos de corazón” en “condiciones de vida que les permitan tener conciencia de su propia dignidad”. Todo un reto.

Todo el entrecomillado, si bien muestra un lenguaje un tanto obsoleto al haber sido redactado hace casi cinco decenios (7/12/65), en el fondo no es sino el reflejo de aquella sociedad que comprobamos que en su organización ha avanzado poco. Es parte del texto de una constitución sobre el mundo emitida por el Concilio Vaticano II y firmada por Pablo VI que se mantiene vigente como análisis de la organización política y social de la humanidad en su globalidad.

Hemos perdido al menos 50 años. No esperemos que nadie resuelva los problemas de este mundo aún muy mal organizado. Seamos protagonistas del mismo. Reflexionemos sobre él. Participemos. Seamos responsables. Pensemos en global…, y no nos quejemos tanto cuando somos los primeros egoístas para lo nuestro y desconfiados para cuanto afecta a los demás.

Albacete, 16 de Noviembre de 2.015.

Miguel López Valles.

Miércoles, 04 Noviembre 2015 01:27

En busca de los restos de Lorca

Una vez más, y ya es la tercera, se retoma la búsqueda, que se abandonó dos veces anteriores en 2.009 y en 2.014, de los restos del inmortal poeta granadino Federico García Lorca, quien,  con otros tres mártires (Dióscoro Galindo, Francisco Galadí  y Joaquín Arcollas), fue fusilado por el franquismo el 17 (¿o fue el 18?) de Agosto de 1.936, en el polígono 9 de Alfacar (Granada), en la finca inscrita en el Registro de la Propiedad número 5 de Granada, con el número 1.833, libro 44, folio 97, encima de un medio vertedero yermo de hojarasca, hierbajos y pedregal, en un radio de ciento sesenta metros cuadrados, cercanos al lugar (a veinte metros del segundo intento y a un kilómetro del primero)  donde ya fueron excavados los terrenos en busca de tan ansiados restos, según noticia, aparecida en el Diario el País del martes 27 de Octubre de 2.015, a cargo del mismo equipo dirigido por el investigador Miguel Caballero que realizó la búsqueda en 2.014 y que ahora casi certifica que se hallan en el lugar donde ahora se pretende excavar. En relación con esta nueva noticia, cobra vigencia el artículo que escribí para el Diario “El Pueblo de Albacete”, en fecha 1 de Septiembre de 2.006, y que, sin cambiar ni un punto ni una coma,  es del tenor siguiente:

“UN  TORO  DE   METRALLA  Y  DE PLOMO

A las cinco en punto de la tarde del día 16 de Agosto de 1.936, cien guardias de asalto, como cien jabalíes con colmillos sangrientos, llenos de ira, furia y envidia, rodearon la casa de Luis y José Rosales en la calle Angulo, de Granada, con Ruiz Alonso a la cabeza y se llevaron en volandas, como se saca a un torero por la puerta grande, al poeta Federico García Lorca. A las cinco de la madrugada del día 18 de Agosto de 1.936, ¡maldita hora la de las cinco, sean ante- o pos-meridiem!, le robaron la vida, junto con el maestro de Pulianas, Dióscoro Galindo González, y dos banderilleros, Francisco Galadí Melgar y Joaquín Arcollas Cabezas, en el Camino de Víznar a Alfácar, quedando enterrados los cadáveres en el Barranco de Víznar, cerca del manantial de Ainadamar o Fuente Grande. Dejó escrito el poeta, en su ‘Gacela de la muerte oscura’: “Quiero dormir el sueño de las manzanas, alejarme del tumulto de los cementerios...”. Ahora, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exigirá a los Tribunales la exhumación de los restos de Galindo y Galadí, fusilados junto al poeta, a instancias de sus nietos, y en contra de la oposición de la sobrina-nieta del poeta, Laura García-Lorca de Los Ríos (“remover es muy mala palabra. La memoria lo que tiene que hacer es decir, contar, narrar, ilustrar, hacer una lista de las cosas que pasaron y que se hicieron. Un cuerpo que lleva setenta años enterrado y que se sabe dónde está, y cómo se llamaba, y quiénes lo mataron, removerlo nos parece innecesario”) y de su sobrino Manuel Fernández-Montesinos García (“sería un espectáculo morboso”; “en el caso de mi tío, que está muchísimo más vivo que sus asesinos, lo que queremos es festejar la vida”) y quienes dan por bueno el lugar de su enterramiento y la pervivencia de su memoria; por su parte la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, ha considerado susceptibles de expropiación sus restos al considerarlos como un bien protegible del Patrimonio Nacional.

Los restos del poeta, seguro que se han removido en su tumba, y desde el más allá lanza el siguiente grito: Que hable el monte, que hable el mar, que hablen los vientos y el cielo, a todos quienes yo presto mi paladar y mi aliento; que fuimos muertos yo, como primer espada, dos banderilleros y un peón de brega, en el Camino de Víznar a  Alfácar, hacia donde la cuadrilla entera fue obligada a pasear, paseíllo hacia la muerte, paseíllo hacia la gloria y hacia la eternidad; nos soltaron un toro de metralla y de plomo, imposible de lidiar, toro cobarde, de los que escarban, cabeza abajo, en la arena del albero, sin atreverse de frente a mirar, toro traidor, toro descastado, de los que no atienden a razones, de los que no tienen corazón, de los que hasta en rejones rehúyen la lucha, el cuerpo a cuerpo en igualdad de condiciones; eran las cinco en punto del alba, hora torera y hora traicionera; desarmados, sin capa, estoque ni muleta, cara a cara contra el hocico de no sé cuantas bayonetas que descargaron a bocajarro su contenido de muerte y miseria contra los cuatro, que, mirándoles de frente, caímos de perfil, un perfil alado, un perfil ensangrentado de color rojo y canela, entretanto un eco subió de la tierra hacia la luna exhalando un grito desgarrado y un suspiro de dolor ajado: ¡Nos ha matado España; la media España que hiela el corazón a la otra media!. Y una descarga de cien fusiles de la Benemérita, de la Guardia Civil Caminera, con el tricornio acharolado y su uniforme color verde aceituna sobre caballos negros y blancos, se oyó en todo el valle, en homenaje a nuestras almas arrancadas, tan prematura y violentamente, de nuestros cuerpos hacia el cielo.

Ahora, ¡después de tanto tiempo!, se acuerdan de nosotros y quieren desenterrar nuestros huesos, nuestro polvo, para, quizás, montar con ellos una caseta de feria y revivir la trágica historia de los hechos que condujeron a descansarlos donde están. Me niego, en redondo y en cuadrado, a que se estigmatice mi memoria ósea, a que se utilice mi osamenta como un arma cargada de odio y de miseria; el polvo vuelve al polvo y donde reposan mis restos y los de mi compañeros de sacrificio y los de cien o más de tantos otros, dan al Barranco, en todo caso, carácter de Camposanto. Sería una herejía, una blasfemia, católica o pagana, ahora, ¡después de tanto tiempo!, meter la pala excavadora en este sacrosanto lugar, sería tanto como una profanación de nuestras tumbas.

Dejad que el manantial no cambie ni derive su curso natural y su caudal; que el tomillo y el romero sigan donde están; no destruyáis el sendero de hormigas que cada primavera y verano circundan por el lugar; dejad que sigamos estercolando este suelo y que el paisaje no mute, ¡después de tantos años!, sino por la propia acción de la madre naturaleza. En cualquier caso, plantad cercanos cuatro olivos centenarios que sus ramas mese el viento, que den aceitunas asilvestradas, de color verde de tarde taciturna; no rompáis, en fin, el cordón umbilical que ata y aferra y sostiene a esta tierra y a su subsuelo nuestra memoria, pues lo contrario sería tanto como volver a ponernos de nuevo frente a ese traicionero, frente a ese  maldito toro, de metralla y de plomo”.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

4 DE NOVIEMBRE DE 2015

 

 

 

 

En el Guadiana tenemos unas 250.000 has de regadío, la mitad de la superficie de riego de nuestra región.

El pasado 30 de septiembre se votó en el Consejo Nacional del Agua (CNA) el informe preceptivo sobre la propuesta de Real Decreto de aprobación de varios planes de cuenca, entre ellos el Guadiana, uno de los últimos pasos para la aprobación definitiva. El resultado de la votación fue: 76 votos a favor, 12 en contra y 6 abstenciones. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos fue la única organización agraria que votó en contra. Además, presentamos un voto particular. ¿Su justificación? El Plan de Cuenca del Guadiana. Ya lo hicimos así en el anterior proceso de planificación en el CNA el 13 de diciembre de 2012, donde el proyecto de plan de cuenca era prácticamente una copia del que ahora presentaban.

Bueno, cambian algunas cosas: en este último proyecto de plan que ha estado en exposición pública no aparece, en absoluto, el Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG), lo querían dar por enterrado. Un PEAG que es mandato del Plan Hidrológico Nacional del 2001, y que debía de dar una solución definitiva a los problemas medioambientales y de regularización de expedientes de pozos.

Proceso que se inició y que no se ha terminado. Es más, quedan por resolver cerca de 1.700 expedientes de agricultores profesionales, los “agricultores de verdad”, que debían de haber sido los primeros y ahora se les pretendía dar carpetazo, sin solución.

En este nuevo proceso ha ocurrido un hecho interesante y a resaltar: esta vez en el Consejo Nacional del Agua el Gobierno de CLM ha votado en contra. Desde el Ministerio quisieron su voto a favor, para intentar vender que se aprobaba por un amplio consenso, planteando incluir la prorroga del periodo de ejecución del PEAG. Pero el plan encierra muchos más aspectos dañinos para los regantes del Alto Guadiana, para los regantes legales también.

Así lo viene denunciando UPA proceso tras proceso. En el anterior, el voto a favor del gobierno de Castilla-La Mancha se argumentaba por la entonces consejera de Fomento, Marta García de la Calzada, con palabras tan contundentes como: “establece medidas para solucionar definitivamente el grave problema de la sobreexplotación de los acuíferos del Alto Guadiana, compatibilizándolas, como no podía ser de otro modo, con el mantenimiento de los regadíos de la zona, tan importantes social y económicamente para Castilla La Mancha”.

Pero de la aprobación de aquel plan, el que hoy está en vigor, los regantes y sobre todo sus representantes, presidentes y juntas directivas de las comunidades de regantes ya se van dando cuenta de lo pernicioso que era. Han tardado un poco.

Desde UPA CLM lo dijimos antes y ahora: El plan que se aprobó y el que ahora se quiere aprobar no atiende las demandas de agua, ni garantiza el desarrollo socio-económico de la zona, no llega a cubrir ni un tercio de los derechos legales reconocidos de nuestros regantes, no atiende el déficit hídrico histórico de la cuenca Alta del Guadiana, mientras que en otras cuencas sí se solucionan los problemas de sus regantes. No estima adecuadamente los recursos renovables de nuestros acuíferos, “entierra” el PEAG, antepone los usos industriales del agua a los agrarios, no refleja la superficie real de regadío de la zona reconocida por la propia Confederación, y podríamos seguir entre muchos otros aspectos negativos.

Es esto último lo que por fin ha hecho reaccionar a los que están al frente de las comunidades de regantes.

De la aplicación del plan que se aprobó en 2013 se están ejecutando sus directrices. De esta forma se han iniciado ya los procesos de declaración de sobreexplotación de nueve masas de agua. Estamos ya fuera de plazo para constituir las juntas de usuarios de algunas de estas masas, y ha sido al enviar la Confederación los datos de regantes y superficies de riego para el proceso de elección de los órganos directivos, cuando ahora sí, se percatan de la verdadera dimensión del problema.

Por poner un ejemplo: el plan de cuenca vigente reconoce 11.378 hectáreas de riego en la masa Rus-Valdelobos, pero ahora la Confederación dice que tiene registradas 20.050 hectáreas. Estos regantes actualmente solo pueden utilizar 20,48 Hm3 de los 70,36 Hm3 que tienen reconocidos legalmente. Es decir, solo pueden utilizar de media 1.800 m3/ha, ahora como los recursos renovables para la Confederación siguen siendo los mismos, al tener que repartir entre casi el doble de hectáreas, la dotación media será próxima a los 1.000 m3/ha. ¡Ojo! No para todos. Por que todos no tienen la misma concesión.

A efectos prácticos, un regante que quiera sembrar cebollas, si tiene 6 hectáreas legales de riego, solo va a poder regar 1 y tendrá que dejar las otras 5 de secano. ¿Se entiende ahora porque UPA insiste en que este plan envía a nuestros regantes al secano?

Conseguir que finalmente se introduzca la prorroga del PEAG en el Plan de Cuenca es importante y necesario para buscar una solución definitiva a la regularización de los expedientes de agricultores profesionales, pero el problema que tenemos encima de la mesa es mucho más complejo.

Este plan hay que recurrirlo y no creo que se deban constituir con estas condiciones las Juntas de Usuarios de las Masas de Agua declaradas en mal estado. Recientemente alguna organización agraria y alguna presidenta de comunidad regantes han anunciado que van a recurrirlo. Yo les pediría un poco de sentido común, hay que ser consecuentes con las decisiones que se toman, evidentemente estará legitimado para recurrir, quien en el proceso de consulta ya dijo que esto era un “atraco”, el que en el proceso de consulta lo vio bien, lo va a tener más difícil tanto ética como legalmente para presentar el recurso.

 

Julián Morcillo, Secretario General de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos en Castilla-La Mancha. (UPA CLM)

 

Miércoles, 21 Octubre 2015 04:41

La ceguera de la justicia

A la hierática dama que simboliza la justicia (reminiscencia de las cariátides del Erecteión de Atenas), con una espada en la mano derecha (signo de poder) y una balanza en la izquierda (signo de equilibrio y equidad), se la presenta con un tercer signo o elemento, cual es el de la venda sobre los ojos, que le impide totalmente ver (signo de imparcialidad y ecuanimidad). Pero lo cierto y tal como están las cosas, no sé si habría que revisar estos símbolos, porque respecto del poder hoy día lo encontramos mediatizado por los otros dos poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, que junto con el propio Judicial, constituyen el esqueleto dinosáurico (por su presunta fortaleza) en el que descansa todo el entramado sobre el que se asienta el Ordenamiento Jurídico que rige (o debería regir) en un verdadero Estado de Derecho, Democrático y de Bienestar Social, lógicamente con la virtud de la independencia entre sí de que los dotara en su tratado, “El espíritu de las leyes”, en el siglo XVIII, Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède  y  Barón de Montesquieu; en relación con el equilibrio, porque hace tiempo que a nuestra justicia se le paró el reloj, y, o bien porque se ha roto alguna de las cuerdas que sujetan los platillos de la balanza, o bien porque se hayan enredado entre sí, el fiel de la misma está en continuo desnivel, bien a la diestra, bien a la siniestra, si es que no se ha quedado varado; y, finalmente, respecto de la venda parece que se dirige más a provocar en sus señorías una ceguera tal que les impide la visión de los hechos y, lo que quizás sea peor, los textos normativos y su correcta interpretación y aplicación o, al menos, les provoca una distorsión de tal calibre que deriva en una aplicación de la justicia “a ciegas”.

Ya he apuntado en alguna ocasión que la JUSTICIA, así, con mayúsculas, como expectativa de la sociedad receptora de la misma, implica un plus, un algo más que, simplemente, abrir el Código Penal (o la ley de que se trate) por ésta o aquélla página, por éste o aquél artículo, y aplicarla a rajatabla literalmente, debiéndose atender a las circunstancias del caso en relación tanto del presunto trasgresor de la norma, como de las víctimas objeto de la trasgresión, en concomitancia con los valores (¡Ay, los valores!) en juego en la sociedad en el momento de la perpetración de los hechos transgresores, así como vislumbrar  la auténtica finalidad de la norma promulgada por el legislador, de lo que se deduce y colige que el acto de juzgar requiere de un hacer por parte del juzgador, que no puede quedarse sentado y cruzado de brazos viéndolas venir, alegando imprevisión o deficiencia legislativa, pues de sabios es saber que la ley escrita no puede llevar consigo un manual de interpretación y aplicación, para cuyas labores está el juez, pues de lo contrario se haría innecesaria la existencia de éste, ya que la aplicación de la ley sería simplemente mecánica (como el centrifugado de una lavadora), fría (como el mármol) e insensible (como un cuerpo inerte). Este eslabón, esencial y fundamental, para conseguir el fin último para el que se dió tal o cual norma, es la interpretación y, en su caso, integración, de aquélla, llevada a cabo por el juez, quien debe exprimirla (como se hace con una naranja o un limón) para sacarle todo el jugo que conlleva y, finalmente, de esta manera, dar satisfacción al perjudicado e imponer el castigo adecuado al trasgresor de la misma, y, en la medida de lo posible, reponer a su estado inicial el bien jurídicamente protegido y violentado y satisfacer la reparación del daño causado al perjudicado. En definitiva, se trata de interpretar la ley “ultra vires litterae”, es decir, más allá de las fuerzas de lo escrito y, por ende, de su literalidad, y hasta sus últimas consecuencias. En ello radica la grandeza de la tarea del juzgador y la alta misión que le está encomendada de cara a la sociedad a la que debe servir, para alcanzar el grado de justicia y de equidad que cada caso requiere y demanda.

 Pues bien, ¿puede decirse que el Pleno de la Sala de lo Civil del  Tribunal Supremo (por ocho votos frente a uno) ha hecho justicia al rechazar resarcir a los afectados por la talidomida, como pretendía el recurso interpuesto ante el Alto Tribunal por la Asociación de Víctimas  de la Talidomida en España (Avite) que reclamaba indemnizaciones por la discapacidad que les generó el medicamento?.

Parece evidente que no, por muy legal que sea su decisión, totalmente carente de sentido común, de justicia y de equidad y, por cierto, en contra del criterio del Ministerio Público, basada en que la acción de reclamación estaba prescrita por haber transcurrido 50 años (según el Tribunal “la prescripción no está basada en principios de estricta justicia, sino de seguridad jurídica”) y liberando de responsabilidad a la farmacéutica alemana Grünenthal, anulando las compensaciones económicas fijadas por el Tribunal de Instancia, cuya sentencia revocó la Audiencia Provincial de Madrid en 2.014 absolviendo  a la citada farmacéutica.

Deja, como pobre consuelo, la puerta abierta a futuras reclamaciones fundadas en la aparición de daños no conocidos o en la agravación de los actuales, como si no fueran poco las malformaciones en las extremidades y otras secuelas que produjo la administración del maldito medicamento en los niños nacidos de las embarazadas a quienes se administró, en los años 50, para aliviar las náuseas y vómitos producidos por el embarazo, sin tener en cuenta los fallecidos, calculándose el número de afectados en España sobre unos 3.000, de los que apenas quedaban unos 500 supervivientes, cuando se tuvo conciencia del origen de las malformaciones en los nacidos de madres que habían tomado el medicamento, y fue en 2.013 cuando un grupo de 183 afectados interpuso finalmente una demanda civil contra Grünenthal.

Náuseas y vómitos, sin lugar a duda, habrá producido en los afectados esta decisión, más teniendo en cuenta que a miles de afectados en otros países (Alemania, Japón o Australia) el laboratorio fabricante sí ha pagado indemnizaciones millonarias, demostrando la escasa protección que las Instituciones que se nutren del sudor, sangre y lágrimas del trabajo de los ciudadanos, a través de los impuestos que pagamos, en este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, no están a la altura de las circunstancias, y dejan en evidencia a nuestros gobernantes que parecen no hacer otra cosa que mirarse el ombligo. En fin, esperamos que el Constitucional o en Estrasburgo le enmienden la plana al Supremo y le den un buen tirón de orejas, reparando la injusticia y la tropelía cometida contra quienes han pervivido durante más de 50 años con el lastre de la discapacidad física que les provocó el medicamento en cuestión, cuyas malformaciones y efectos teratogénicos, para conocimiento de sus señorías, no prescribirán nunca por el transcurso del tiempo.

MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

    21 de octubre de 2015

Miércoles, 30 Septiembre 2015 00:32

De nuevo sodoma y gomorra

 “Apareciósele Yahveh en la encina de Mambré estando él sentado a la puerta de su tienda en lo más caluroso del día. Levantó los ojos y he aquí que había tres individuos parados a su vera. Como los vio acudió desde la puerta de la tienda a recibirlos, y se postró en tierra, y dijo: “Señor mío, si te he caído en gracia, no pases de largo cerca de tu servidor. Ea, que traigan un poco de agua y lavaos los pies y recostaos bajo este árbol, que yo iré a traer un bocado de pan, y repondréis fuerzas. Luego pasaréis adelante, que para eso habéis acertado  a pasar a la vera de este servidor vuestro”. Abraham se dirigió presuroso a la tienda... Levantáronse de allí aquellos hombres y tomaron hacia Sodoma, y Abraham les acompañaba de despedida. Dijo entonces Yahveh: “¿Por ventura voy a ocultarle a Abraham lo que hago, siendo así que Abraham ha de ser un pueblo grande y poderoso, y se bendecirán por él los pueblos todos de la tierra? Porque yo le conozco y sé que mandará a sus hijos y a su descendencia que guarden el camino de Yahveh, practicando la justicia y el derecho, de modo que pueda concederle Yahveh a Abraham lo que le tiene apalabrado”. Dijo, pues, Yahveh: “El clamor de Sodoma y Gomorra es grande; y su pecado gravísimo. Ea, voy a bajar personalmente, a ver si lo que han hecho responde en todo el clamor que ha llegado hasta mí, y si no, he de saberlo”. Y marcharon desde allí aquellos individuos camino de Sodoma, en tanto que Abraham permanecía parado delante de Yaveh. Abordóle Abraham y dijo: “¿Así que vas a borrar al justo con el malvado? Tal vez haya cincuenta justos en la ciudad. ¿Es que vas a borrarlos, y no perdonarás a aquel lugar por los cincuenta justos que hubiere dentro? Tú no puedes hacer tal cosa: dejar morir al justo con el malvado, y que corran parejas el uno con el otro. Tú no puedes. El juez de toda la tierra ¿va a fallar una injusticia?” Dijo Yaveh: “Si encuentro en Sodoma a cincuenta justos en la ciudad perdonaré a todo el lugar por amor de aquéllos” Replicó Abraham: “¡Mira que soy atrevido de interpelar a mi Señor. Yo que soy polvo y ceniza. Supón que los cincuenta justos fallen por cinco. ¿Destruirás por los cinco a toda la ciudad?” Dijo: “No la destruiré, si encuentro allí a cuarenta y cinco”. Insistió todavía: “Supón que se encuentran allí cuarenta” Respondió: “Tampoco lo haría, en atención a esos cuarenta”. Insistió: “No se enfade mi Señor si le digo: Tal vez se encuentren allí treinta” Respondió: “no lo haré si encuentro allí a esos treinta”. Díjole, “¡Cuidado que soy atrevido de interpelar a mi Señor! ¿Y si se hallaren allí veinte?”. Respondió: “Tampoco haría destrucción en gracia de los veinte”. Insistió: “Vaya, no se enfade mi Señor, que ya sólo hablaré esta vez: “¿Y si se encuentran allí diez?”. Dijo: “Tampoco haría destrucción, en gracia de los diez”. Partió Yahveh así que hubo acabado de conversar con Abraham, y éste se volvió a su lugar”. (Génesis Capitulo 18).

 “Los dos ángeles llegaron a Sodoma por la tarde. Lot estaba esperando sentado a la puerta de Sodoma. Al verlos, Lot se levantó a su encuentro y postrándose rostro en tierra, dijo: “Ea, señores, por favor, desviaos hacia la casa de este servidor vuestro. Hacéis noche, os laváis los pies, y de madrugada seguiréis vuestro camino”. Ellos dijeron: “No, haremos noche en la plaza”. Pero tanto porfió con ellos, que al fin se hospedaron en su casa. El les preparó una comida cociendo unos panes cenceños, y comieron. No se habían acostado, cuando los hombres de la ciudad, los sodomitas, rodearon la casa desde el mozo hasta el viejo, todo el pueblo sin excepción. Llamaron a voces a Lot y le dijeron: “¿Dónde están los hombres que han venido donde tu esta noche? Sácalos, para que abusemos de ellos”. Lot salió donde ellos a la entrada, cerró la puerta detrás de sí, y dijo: “Por favor, hermanos, no hagáis esta maldad. Mirad, aquí tengo dos hijas que aún no han conocido varón. Os las sacaré y haced con ellas como bien os parezca, pero a estos hombres no les hagáis nada, que para eso han venido al amparo de mi techo”. Mas ellos respondieron: “¡Quita allá uno que ha venido a avecindarse, ¿va a meterse a juez? Ahora te trataremos a ti peor que a ellos”. Y forcejearon con él, con Lot, de tal modo que estaban a punto de romper la puerta. Pero los hombres alargaron las manos, tiraron de Lot hacia sí, adentro de la casa, cerraron la puerta, y a los hombres que estaban a la entrada de la casa les dejaron deslumbrados desde el chico hasta el grande, y mal se vieron para encontrar la entrada. Los hombres dijeron a Lot: “¿A quién más tienes aquí? Saca de este lugar a tus hijos e hijas y a quienquiera que tengas en la ciudad, porque vamos a destruir este lugar, que es grande el clamor de ellos en la presencia de Yahveh, y Yahveh nos ha enviado a destruirlos”... Al rayar el alba, los ángeles apremiaron a Lot diciendo: “Levántate, toma a tu mujer y a tus dos hijas que se encuentran aquí, no vayas a ser barrido por la culpa de la ciudad”. Y como él remoloneaba, los hombres le asieron de la mano lo mismo que a su mujer y a sus dos hijas por compasión de Yahveh hacia él, y sacándole le dejaron fuera de la ciudad. Mientras los sacaban afuera, dijo uno “¡Escápate, por vida tuya! No mires atrás ni te pares en toda la redonda. Escapa al monte, no vayas a ser barrido”...El sol asomaba sobre el horizonte cuando Lot entraba en Soar. Entonces Yahveh hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego de parte de Yahveh. Y arrasó aquellas ciudades, y toda la redonda con todos los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo. Su mujer miró hacia atrás y se volvió poste de sal” (Génesis, Capítulo 19).

Bien, visto lo anterior, parece que el mundo, no ya una ciudad ni dos, ni un país ni tres, sino, repito, el mundo entero, en general y globalmente, se dirige hacia una nueva versión de lo que sucedió a esas dos ciudades, Sodoma y Gomorra, a las que Dios castigó, sin contemplación, con su total destrucción (“Levantose Abraham de madrugada y fue al lugar donde había estado en presencia de Yahveh. Dirigió la vista en dirección de Sodoma y Gomorra y de toda la región de la redonda, miró, y he aquí que subía una humareda de la tierra cual la de una fogata. Así, pues, cuando Dios destruyó las ciudades de la redonda, se acordó de Abraham y puso a Lot a salvo de la catástrofe, cuando arrasó las ciudades en que Lot habitaba”, (Génesis, Capítulo 19, versículos 27, 28 y 29).

Y es que, si analizamos los acontecimientos que, en tropel, uno detrás de otro, sin solución de continuidad, un día sí y otro también, llegamos a la conclusión de que el mundo, en general, y España en particular, está inmerso en un proceso irreductible e incorregible de corrupción galopante, en el que no se miran ni a tirios ni a troyanos, y, aparte de la demolición y destrucción de los principios morales y espirituales, del Derecho Natural,  sobre los que se asentaron y se asentaban hasta hace cuatro días los cimientos de la civilización y cultura de Occidente, abandonados en aras de una nueva idolatría hacia el becerro de oro, llámese euro, dólar o libra, está llevando al mundo global a un callejón sin salida, que acabará pasando factura, de una manera muy lamentable, dolorosa y dramática, al conjunto de la población, dentro de la cual parecen no encontrarse siquiera esos últimos diez hombres justos por los que suspiraba Abraham ante Yahveh, para evitar la catástrofe y la destrucción de Sodoma y Gomorra, y por no cansar al lector y hacer este artículo inacabable, sólo basta citar algunos últimos ejemplos en los que la avaricia, el fraude, la sinvergonzonería de muchos, por no decir de casi todos nuestros prohombres de la cosa pública y multinacionales, nos ha llevado a un callejón sin salida, que no cabe, sino arrasar todo y volver a empezar de nuevo: ERES, caso Bárcenas, caso Gúrtel, caso Púnica, caso Rato, caso Volkswagen, caso de la FIFA, con Blatter y Platini, entre otros, por medio, etc., etc, etc., que no son sino ejemplos de que el ser humano ha vendido su alma al diablo, sin olvidar las guerras en Oriente, cuando no comenzadas, alentadas, por los llamados países occidentales, civilizados y desarrollados, para dar salida a la industria armamentística, auténtico lobby que quita y pone Presidentes de Gobierno, y en esas estamos, que esta vorágine, que este tsunami, que este terremoto global de corrupción hasta las cejas como nunca ha sido visto en la historia de la humanidad acabará pasando una factura muy elevada al ser humano, y en el que, lamentablemente, habremos de pagar justos por pecadores...

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

30 de septiembre de 2015

Sábado, 26 Septiembre 2015 13:17

Castilla-La Mancha como destino y oportunidad

El Día Mundial del Turismo se celebra este 27 de septiembre bajo el lema “Mil millones de turistas, mil millones de oportunidades”. Entiende Naciones Unidas que el turismo se descubre como una contribución fundamental “a uno de los pilares fundamentales para lograr un futuro más sostenible para todos: el desarrollo comunitario”, destacando que el movimiento de mil millones de turistas por todo el mundo genera uno de cada once puestos de trabajo en el cómputo global. Destaca Naciones Unidas que el turismo puede propiciar y potenciar el desarrollo sostenible a nivel comunitario…

En España sabemos de la potencia del turismo como agente dinamizador de una sociedad estancada, y de cómo la apertura al mundo por la vía de la explotación de nuestros recursos naturales y culturales, dotados de una infraestructura adecuada y una formación profesional a la altura de la exigencia del servicio demandado, puede convertirse en motor de cambio y en fuente de estabilidad social y económica.

En Castilla-La Mancha no hemos sido ajenos a este proceso, si bien la ausencia de infraestructuras y la carencia de costas nos hicieron empezar mucho más tarde. Fue necesario en el último cuarto de siglo, y como un objetivo prioritario de la Comunidad Autónoma recién constituida, un gran esfuerzo general para poner a Castilla-La Mancha en el mapa del turismo de calidad, apoyados en la fuerza histórica de Toledo como destino ineludible para el visitante internacional que arribaba a Madrid, y en la potencia de algunas manifestaciones y tradiciones culturales por las que eran conocidas algunas localidades de Castilla-La Mancha.

Hoy en día, el turismo representa el 12% del PIB regional, contamos con una red de más de 15.000 establecimientos de hostelería que producen, junto a los demás tipos de empresas ligadas al sector, una afiliación a la Seguridad Social de casi 40.000 personas. En 2014, hemos recibido más de 1.900.000 visitantes nacionales y 354.000 extranjeros.

Si comparamos los datos del sector con respecto a años anteriores, observamos avances en algunos campos como los alojamientos rurales y los apartamentos turísticos, pero descensos preocupantes en los datos de visitantes, pernoctaciones y facturación, que nos devuelven a niveles, en algunos casos, por debajo de 2008 y en algunos casos, por debajo de 2004.

Por ello, entendemos que es una prioridad relanzar el turismo para recuperar y superar los niveles de actividad perdidos, y para ello creemos necesario reajustar algunos conceptos, renovar ideas que van resultando obsoletas en un sector que evoluciona a ritmos de vértigo y cambia sus expectativas al ritmo con el que cambia la actualidad en los puntos más alejados del planeta y que necesita de un esfuerzo promocional permanente y con criterios nuevos.

Y tenemos un plan. Se trata del Plan de Acción en Turismo 2015-2019, que parte de un análisis exhaustivo de la realidad del sector, para establecer la hoja de ruta mediante la cual cubrir los objetivos básicos de Castilla-La Mancha: estratégicos y cuantitativos, focalizados estos últimos en la generación de empleo y bienestar de la población –de acuerdo, por otro lado, a la visión que del turismo ofrece Naciones Unidas en la proclamación de este Día Internacional-.

El Plan establece, además, 37 unidades de Planificación Turística de Castilla-La Mancha, que han de servir como herramientas para el establecimiento de homogéneo de las políticas de desarrollo, y como unidades homogéneas de marketing.

Asimismo, se establecen cuatro planes operativos orientados a la consecución de resultados para la gestión del destino Castilla-La Mancha, diferenciando la planificación del desarrollo turístico para mejorar la competitividad de los lugares de destino de la competitividad de las empresas, y apoyados en un Plan Operativo de Marketing Turístico 360º que reúna en un todo la rentabilidad del destino y de las empresas.

Tenemos además, el reto de relanzar Cuenca como destino turístico, porque es un ejemplo claro de caída preocupante en los últimos años, contando como cuenta con una capacidad potencial extraordinaria. Un plan que debe extender, sin duda, su eficacia a zonas colindantes que forman una unidad turística, como por ejemplo el Alto Tajo, La Alcarria o La Manchuela .

Castilla-La Mancha debe recuperar no solo el pulso, sostenido en estos años difíciles por la potencia de sus recursos naturales y patrimoniales y la profesionalidad de sus pequeñas y medianas empresas, sino el liderazgo en la oferta especializada de turismo interior. Y vamos a conseguirlo.

Ana Isabel Fernández Samper

Directora general de Turismo, Comercio y Artesanía.

 

Miércoles, 23 Septiembre 2015 14:09

Trata y violencia de género

“La trata de personas no sólo es un atentado contra los derechos humanos sino un modo descarnado de violencia de género”

La trata de seres humanos constituye un  negocio abominable pero muy rentable, llegando a mover alrededor de 12 billones dólares cada año. Si cualquier actividad mafiosa es repudiable en sí misma, cuanto más debería remover nuestro cerebro y nuestro corazón ésta que tiene como objetivo el lucro basado en la mercantilización de seres humanos, empleando para ello el abuso, el engaño y la coacción.

La trata de personas es un gravísimo atentado contra los derechos humanos que se diversifica en varias modalidades: explotación sexual, explotación laboral, trabajos forzados, tráfico de órganos, etc. De estas variantes, todas ellas execrables, la relacionada con la  explotación sexual es la más numerosa, constituyendo el 80%  de todas la formas de trata. Además, la trata de personas con fines de explotación sexual conlleva un fuerte componente de género, pues la inmensa mayoría de sus víctimas son mujeres y niñas (dos tercios de las y los menores víctimas de trata son chicas).

Los poderes públicos tienen la obligación de perseguir el crimen y prevenir el delito, pero también de actuar sobre la demanda, pues es indudable que sin demanda no habría este mercadeo de seres humanos.

En este sentido, también es importante tomar conciencia de la relevancia que tiene luchar contra la pobreza y la exclusión social,  pues en el deseo de escapar de estas dos circunstancias radica el principal estímulo que reciben las víctimas y sus familiares en el momento de la captación. Así pues, es muy necesario actuar por mejorar las condiciones de vida así como de reforzar el empoderamiento de las mujeres en los países de origen (aunque no necesariamente la trata ha de ser transnacional, pudiéndose producir dentro de las fronteras de un mismo Estado) como también en el país de llegada, en este caso España y concretamente Castilla-La Mancha, para así reducir la vulnerabilidad de las víctimas y favorecer su inclusión en la social.

Volviendo al asunto de la demanda, la reducción de la misma es crucial, más conociendo algunos datos. España es el primer país de la Unión Europea en consumo de prostitución y el tercero del mundo, tan sólo por detrás de Tailandia y Puerto Rico y, según indican las estadísticas, el 40% de los varones de nuestro país admiten haber acudido a los servicios de mujeres prostituidas, aumentado cada año la demanda proveniente de chicos jóvenes de entre 16 y 35 años.

Todo ello nos invita a reflexionar tanto sobre la persistencia de las estructuras machistas de la sociedad, que asigna a la mujer un rol de subordinación respecto al varón, como sobre el tipo de educación afectiva-sexual que hemos estado recibiendo y que hace que un porcentaje significativo de hombres jóvenes prefieran culminar una noche de fiesta cualquiera gastando sus últimos 20 euros en  “comprar” un cuerpo, como si de una copa de licor o de cualquier otro objeto se tratara.

La línea entre prostitución y trata es tan fina que a menudo resulta invisible. Entre el 80 y el 90% de las mujeres que ejercen la prostitución  lo hacen en contra de su voluntad o en contra de las condiciones pactadas, siendo obligadas a ejercer la prostitución en situaciones de cuasi esclavitud hasta saldar una deuda cuyos intereses a veces superan el 500%, incluso la necesidad de una aspirina o una compresa son gastos que incrementan dicha deuda.

La trata no sólo es una violación de los derechos humanos más básicos de una persona, afectando principalmente a su libertad y a su dignidad; también es un modo descarnado de violencia de género. Por este motivo, expresiones que tratan de justificar este negocio ilícito, como que es “el oficio más antiguo del mundo” o que ahondan en pensamientos patriarcales del estilo “los hombres tienen más necesidades sexuales que las mujeres y necesitan satisfacerlas para que estén tranquilos” no hacen sino legitimar una forma de esclavitud que como tal es inadmisible, pero además conlleva la  revictimización a la víctima, haciéndola responsable moral de una situación de la que ella no es sino la parte –la persona- más débil.

Como se ha comentado anteriormente, sería muy conveniente que como sociedad nos replanteáramos el tipo de educación afectivo-sexual que desde nuestra niñez vamos interiorizando. La sexualidad es una dimensión esencial del ser humano imposible de neutralizar -pues incluso su propia negación constituye una manera de sexualidad en sí misma- capaz de reflejar nítidamente los roles y posiciones diferenciadas que hombres y mujeres ocupan en la sociedad. Así, la atávica doble moral que hace que se acuse a la víctima y se justifique al cliente se convierte en un indicador de cómo lo prevalente, lo socialmente apreciado, son las demandas y expectativas masculinas.

Además, la sociedad posmoderna actual está sumamente influida por un tipo de pornografía patriarcal, basada en el placer de los varones a costa de cosificar a las mujeres.  Así, por una parte pareciera que hay avances reales en cuanto a libertades sexuales se refiere y por otra,  se nos ofrecen modelos de relaciones sexuales casi irreales.

En definitiva, la conducta individual está ampliamente condicionada por esa segunda naturaleza que es el sistema cultural en el que la persona se desenvuelve y se relaciona. Aún a pesar de los grandes avances conseguidos hacia la igualdad de género –dicho sea de paso, impulsados por los feminismos-, la desigualdad se manifiesta en todas las esferas personales, comunitarias y sociales, cual es la sexualidad y la manera de expresarnos a través de ella.

Si a estas cuestiones que hemos traído a colación de la prostitución unimos la tragedia criminal de la trata, no podemos sino incidir en un mensaje claro: SI ERES CLIENTE, ERES CÓMPLICE.

Desde el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha nos comprometemos a la realización de campañas de concienciación para el conocimiento del problema de la trata y su prevención, incidiendo de manera especial en la reducción de la demanda. También deseamos, dentro del marco de nuestras competencias y de lo establecido por el nuevo Plan contra la Trata anunciado por el Gobierno de España, desarrollar un marco de actuación que permita atender con más eficiencia y calidad a las víctimas de este negocio impropio de una sociedad basada en los principios de libertad e igualdad.

Araceli Martínez Esteban

Directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha

Miércoles, 23 Septiembre 2015 04:26

Rompesuelas, ¿y van?

 Un año más ha bajado Lucifer a una población española, Tordesillas, donde cada año es abatido de una forma infame, cobarde y traicionera, un astado, un toro, ese magnífico, noble y fiero mamífero artiodáctilo, macho de la vaca, que sestea y pace por las dehesas y que es criado con especial cuidado y atención por los propietarios de las ganaderías de reses bravas, para ser desencajonados en los alberos de las plazas de toros que se expanden sobre el suelo patrio, en algunas poblaciones de Francia y de Hispanoamérica, y que son lidiados en dichas plazas por los maestros, llamados matadores de toros, con ayuda de sus respectivas cuadrillas, picadores y banderilleros incluidos.

Pues bien, una cosa es el arte de torear, que con las reglamentarias normas de ritual, rígidas y concretas, se lleva a cabo en las plazas de toros, donde el toro, aunque se encuentra en terreno que le es ajeno, tiene la posibilidad de defenderse y acabar con el torero, en una lucha que, aunque se califique de igual, es totalmente desigual, mas arraigada en la sangre de un pueblo que lo ha loado en la pintura, la música, la poesía, la literatura, el baile y en todas lar artes en general, y que ha pasado, por tanto, a formar parte del acervo cultural de la sociedad española, y otra muy distinta es el acto salvaje en que se da rienda suelta a los más bajos instintos del ser humano, despojado de espíritu y dominado por el lobo que lleva dentro, tal como ya pusiera de manifiesto Hobbes, “el hombre es un lobo para el hombre” (“homo homini lupus est”) y más cuando a ese acto cruel se le rodea de un aura festiva, de un disfrute del sufrimiento del animal acosado por infinidad de participantes, muchos de ellos a caballo, otros a pie, pero, en todo caso, oportunamente armados con largas lanzas ansiosas de muerte y sangre.

Y eso es lo que llaman fiesta en Tordesillas (Valladolid), donde el martes 15 de septiembre de 2.015, se volvió a repetir la historia de un toro sometido a la barbarie de quienes se autonominan hombres, con todas las letras, pero en los que anida el salvajismo más atroz que pueda ser predicado de un ser humano, perdiendo, por tanto, si cabe, el alma y la cualidad de ser integrados dentro de esa categoría, por dar rienda suelta al instinto más bajo, cruel y sanguinario que sólo debería ser predicado de los salvajes. A las once  y diez de la mañana salió, o mejor dicho, se le dio suelta al susodicho toro, en este caso, llamado Rompesuelas, un morlaco de 640 kilos de peso y seis años de edad, color negro bragado, marcado con el número 114 de la ganadería de Hermanos del Excelentísimo Señor Conde de la Corte, criado a cuerpo de rey en la finca Los Bolsicos, en Jerez de los Caballeros (Badajoz). A las once y diez en punto de la mañana, fue obligado a salir de su escondite secreto (para evitar alguna añagaza de los animalistas) para cruzar el puente medieval sobre el Duero y llegar al Campo del Honor (bendita contradicción), donde decenas de bárbaros, lanza en ristre, unos a caballo y otros a pie, le rodearán y le irán infligiendo lanzazos hasta dejar exánime al bendito toro, agotarle y cuando no pueda más, lanzarle el lanzazo definitivo, el lanzazo de la muerte, honor por el que suspira toda esa turba de enajenados, convertidos en una horda de Lucifer, y llevar a hombros al que tuvo la “suerte” y el “valor” (¿) de obtener el último pinchazo, el definitivo, el que, aun contradictoriamente, liberaría al torturado animal de la vida y, por ende, del sufrimiento y el padecimiento a que es sometido durante todo este trasiego.

Como ocurriera en otros años, al lugar de los hechos acudieron y se congregaron una buena guarnición de los defensores de los animales, llamados “animalistas”, que, incluso, previamente, habían recogido hasta 120.000 firmas de partidarios contrarios a este bochornoso espectáculo, presentándolas en la sede el PSOE, ya que el Alcalde de la localidad de marras milita en este partido, no pudiendo detener la ejecución del animal, pero sí arrancar la promesa de que si Pedro Sánchez llega a La Moncloa, tras las elecciones generales de diciembre, elaborará una Ley de Protección de los Animales, que impedirá y prohibirá esta clase de espectáculos tan dantescos.

Para consuelo del toro abatido, Rompesuelas, su matador, conocido por Cachobo, no ha sido proclamado vencedor del torneo, al ser declarado nulo, según Miguel-Angel Olivera, concejal del PP, por haber infringido las “normas”: “la muerte del toro no se ha ajustado a las normas. La primera lanzada se ha realizado con el toro en movimiento y sin darle la cara; la segunda ha tenido lugar con el toro en movimiento y saliendo detrás de un pino, lo que no está permitido por el reglamento; la tercera, la que en un primer momento ha dado como ganador al leonés, cuando el toro estaba con dos lanzadas de muerte y mermado. Lo ha hecho, además, refugiado en objetos artificiales”. Muy descriptivo todo de la “valentía” del lanceador. Bien puede decirse que “así se las ponían a Fernando VII”. Estéril e inútil consuelo, pero consuelo, al fin y al cabo.

Los partidarios de esta barbarie aducen que este espectáculo goza de una tradición ancestral e inveterada que data de 1.564, y que hay que mantenerlo por este sólo motivo, sin darse cuenta de que las tradiciones, más las que conculcan principios fundamentales de la Ley Divina y de la Ley Natural, lo son hasta que dejan de serlo, y la prueba es que el ganador del torneo ata al extremo de su lanza el rabo del morlaco, aunque según un entendido en la materia, “antes se clavaban los cataplines, pero la tradición se cambió hace unos años”. En base a ese razonamiento arcaico sobre la tradición, debieran seguir permitiéndose la lucha a muerte de los gladiadores y la exposición de los cristianos a las garras y fauces de los leones, panteras y pumas, tal como sucediera en el Circo Romano.

Por su parte los taurófilos han visto en esta polémica planteada por los animalistas el punto de inflexión que haría peligrar la fiesta de los toros, considerando haber una confabulación orquestada y planteada para darle la puntilla, nunca mejor dicho, al arte de Cúchares, lo que no es cierto, por lo demás, blandiendo la prohibición del Toro de la Vega como un atentado contra la libertad y la democracia, sin darse cuenta de que, precisamente por vivir en un Estado de Derecho, existen numerosas prohibiciones que de no existir acabarían de cuajo con la libertad y la democracia, las cuales no son sinónimas del tan manido “prohibido prohibir”. En este sentido, se han lanzado a despotricar contra los contrarios al Toro de la Vega, algunas plumas que no dejan de sorprender, tales como la de Zabala de la Serna, entre otros, que no acaban sino meando fuera del tiesto, al mezclar churras con merinas y confundir la velocidad con el tocino, al poner como ejemplos de barbarie que se matan cerdos, pollos, gallinas y terneros en los mataderos. En fin, escasos argumentos para defender la barbarie y el salvajismo. Causa extrañeza, por otra parte, que los verdaderos artífices de la llamada fiesta nacional, los toreros, guarden un sepulcral silencio sobre estos execrables y bárbaros espectáculos,  los cuales no hacen sino que perjudicar a la propia fiesta.

Y aquí y ahora, conviene traer a colación el estudio, publicado hace unos días en la revista Science, realizado por un equipo coordinado por Chris Darimont de la Universidad de Victoria (Canadá) comparando el impacto ocasionado por el ser humano, como gran depredador, en su ecosistema, con los efectos ocasionados por otros depredadores no-humanos. Por ejemplo, la industria pesquera captura cada año el 78% de la población adulta de salmones en Alaska, mientras los otros depredadores mayores de estos salmones, los grandes osos grizzly, apenas el 7% de esta población; mientras los humanos capturamos cada año el 32% de los pumas americanos, la depredación no-humana es responsable de la muerte del 1%. Lo cual pone de manifiesto el gran poder depredador del hombre convertido en el súper-depredador, y como pone de manifiesto Rafael Bachiller, en un artículo publicado en El Mundo sobre el mencionado trabajo el pasado viernes 18 de septiembre, “para conservar el legado ecológico del planeta no queda más opción que cambiar la técnica de pesca y caza”. Y es en estas acciones descontroladas, donde el hombre esconde o muestra, según se mire, su ADN más cruel, violento e inhumano.

Rompesuelas, se acabaron tus correrías por entre las encinas,  fresnos y los acebuches y atrás queda el remanso del Ardila, afluente del Guadiana, a donde acudías a saciar tu sed. No obstante, gozarás en el paraíso de la gloria que en la tierra se te ha negado.

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

25 de septiembre de 2015

Página 9 de 18