Terrazas de verano en Albacete: Qué necesitas saber

Sábado, 03 Junio 2017 17:08   Cultura-universidad
Vota este artículo
(1 Voto)

Muy presentes en las calles de cualquier ciudad, las terrazas de verano en Albacete forman parte de nuestra identidad. Apunta esto si quieres abrir la tuya.

Si hay algo que caracteriza a Albacete, al igual que a muchas otras ciudades españolas, es que en verano las calles se llenan de terrazas. Espacios en los que la gente puede hacer un alto en el camino, refrescarse y continuar con su marcha, disfrutar de una copa con amigos en las calurosas noches de agosto o darse el capricho de comer fuera cuando viene alguien de visita. En cuanto empieza a hacer buen tiempo, los bares y restaurantes comienzan a sacar mesas y sillas fuera, ofreciendo a quien quiera venir un lugar para el ocio como solo nosotros sabemos vivir. Aunque hay algunas cosas que se deben tener en cuenta antes de lanzarse a ocupar la vía pública.

Trámites y licencias

Lo primero que debe saberse es que no se puede colocar una terraza de verano sin permiso, ya que existe una regulación que contempla los requisitos que deben cumplirse para hacerlo. Si este trámite se obvia, es posible que acabemos con una denuncia por parte de algún vecino o las autoridades municipales, lo cual se traduce en multas, cierre de la terraza y mayores dificultades para solicitar después la legalización de esta.

En vista de que la ley antitabaco prohíbe que los clientes puedan fumar en el interior del local, la regulación sobre terrazas y veladores se ha hecho algo menos restrictiva a la hora de conceder licencias. Aunque esto no quiere decir que no haga falta un permiso para abrir terrazas de verano en Albacete. Solo que es más sencillo que el ayuntamiento lo conceda. Por ello, lo primero que debe hacerse es informarse sobre las condiciones que hay que cumplir para poner una terraza.

Para facilitar la tramitación y que todo se haga con normalidad, es mejor contar con ayudas profesionales. En páginas como TramitaTu se puede solicitar un informe para comprobar si se cumple la normativa y hacer online todos los trámites necesarios para tener la licencia de terrazas.

Horarios y descanso de los vecinos

Aunque las noches de calor invitan a pasarse todo el tiempo sentados en la terraza, es importante conocer las normas acerca de horarios para el servicio en el exterior. Es cierto que el horario de verano para las terrazas en Albacete amplía la hora a la que se puede cerrar, pero es importante ajustarse a este si no quieres tener problemas. Este horario, que comienza en marzo y se extiende hasta octubre, pone una hora tope de lunes a jueves hasta la 1 de la mañana en aquellas zonas denominadas de protección acústica, la 1 y media en el resto de zonas. Los fines de semana se alarga una hora este límite.

El principal objetivo de esta medida es el de preservar el descanso de los vecinos, un derecho que todo el mundo tiene y que puede afectar tanto a la tramitación de nuevas licencias como a la renovación de las que ya se tienen. Por ello, además de ajustarse a estos horarios, es importante procurar que la convivencia sea lo más cordial posible. De lo contrario, en caso de que una terraza de verano sea muy ruidosa, haya muchas juntas en una sola zona o algún otro motivo que perjudique, se podrían tomar medidas más restrictivas, como el recorte de horarios o la suspensión de licencias en determinados sitios. Ser buenos vecinos puede facilitar mucho tanto la vida de quienes tienen que compartir con las terrazas su espacio vital, como los negocios que buscan ganar el sustento.

¿Ya lo tienes todo claro? Es hora de empezar a trabajar

Tras tramitar todos los papeles necesarios como para obtener la licencia de una terraza en Albacete, y todo se encuentre así en orden, contando con los permisos para abrirla y hacer uso y disfrute de ella, es el momento de ponerse en marcha y dar servicio a quienes se acerquen. Para ello, lo mejor es que haya alguien atendiendo, se encargue de recoger las mesas y atraer a los clientes. Una terraza en la que los clientes tienen que entrar a pedir y llevar las cosas a la mesa no invita a sentarse. Si se ve a alguien en movimiento, llevando cosas a quienes están sentado o esperando para recibir a nuevos clientes, la cosa cambia.

Algunas terrazas de verano tienen clientes habituales, que pasan por allí todos o casi todos los días. Es importante saber cuidarlos, ya que forman el núcleo central de la estrategia comercial. Si los clientes se sienten bien atendidos, no dudarán en recomendar o llevar a otros clientes. Y una terraza que tiene mucha gente es un gran reclamo, por lo que debes procurar un buen número de clientes fijos, que vayan cogiendo confianza.

Servicios que aportan comodidad y hacen más atractiva la terraza

Hay terrazas de verano que se limitan a poner mesas y sillas, mientras que otras cuentan con otros elementos de confort que hacen la estancia más agradable. Estas suelen ser las que se empiezan a llenar antes y mantienen a la gente durante más tiempo sentada, consumiendo y volviendo otro día. Un trato amistoso pero no demasiado familiar, pantalla de televisión fuera para los días de partido o humidificadores para refrescar el ambiente son muy de agradecer. Por no hablar de que muchos clientes buscan sitios con conexión Wi-Fi. Y como no, una pérgola o sombrillas para no tener que estar sentados a pleno sol es más que necesario. La idea es que la gente se siente desde que la terraza está abierta, y haya movimiento de clientes hasta el cierre. Así que todo lo que se pueda hacer para que se sientan más a gusto durante todo el tiempo que estén, bienvenido sea.

Las terrazas de verano, una seña de identidad

Salir a sentarse en una terraza es una de las escenas más tradicionales de cuantas se pueden ver en las calles de Albacete, sobre todo en vacaciones. Saber cómo colocar la tuya para ofrecer un buen servicio, dentro de la normativa y en buena convivencia, contribuye a de una forma significativa a mantener esta buena imagen.