El té, fuente de vida y juventud

Martes, 16 Mayo 2017 11:53   Cultura-universidad 5
Vota este artículo
(0 votos)

En esta sociedad en que vivimos, donde las comidas rápidas y los productos preparados son de consumo masivo, es un buen consejo y merece la pena, dejar de lado estos ingredientes tan indeseables para nuestra salud, y centrarnos en aquellos alimentos que aumenten nuestro bienestar y, por qué no, también nuestra belleza y juventud. Y es que, en realidad, salud, belleza y juventud, la mayoría de las veces, van de la mano.

El  es un producto que puede consumirse, tanto en forma de infusión como en cápsulas, y que puede presumir de tener multitud de beneficios para nuestro organismo. La recomendación es, siempre que sea posible, beberlo en forma de tisana  para aprovechar al máximo sus cualidades y disfrutar de su sabor. Una taza de té caliente reconforta el alma y el cuerpo desde el mismo momento en que se disfruta.

El mundo de las infusiones de té es maravilloso. Aparte de su exquisito sabor, nos otorga numerosas propiedades, como las conocidas propiedades del té rojo, que difícilmente encontraremos en otra hierba. El té rojo pu erh es una de las clases más conocidas. Aporta beneficios para la salud y para bajar de peso, ya que es un gran diurético.

El té verde es una gran fuente de antioxidantes, así que previene el envejecimiento celular y, por tanto, previene las arrugas y otros signos propios del paso de los años. Además, esta extraordinaria bebida aumenta la vitalidad gracias a la teína, una sustancia que hace que estemos más activos para afrontar con gran energía la jornada laboral. Sin duda, un gran sustituto al café.

Tales son sus resultados que incluso se ha creado una dieta, conocida como dieta del té. Sin embargo, también es importante tener en consideración que un exceso de té no es bueno y su consumo óptimo es un máximo de dos tazas al día, cantidad suficiente que nos proporciona todos los beneficios de esta infusión, que ya era consumida en la antigüedad y que nos permite mantenernos jóvenes y saludables durante mucho más tiempo.

Siempre hay que consultar al médico

Aún así, aunque resulte muy recomendable, si padecemos algún problema de salud o dolencia, siempre se hace imprescindible consultar a nuestro médico, pues él nos orientará mejor que nadie sobre cómo podemos beneficiarnos de este, o cualquier otro producto natural, según nuestro estado general de salud. Es primordial en el caso de que queramos seguir algún tipo de dieta estricta, pues nunca debemos olvidarnos de que hay que cubrir todos los nutrientes básicos que nuestro organismo necesita.

Sin embargo, es cierto que los médicos son humanos, y los humanos erramos por naturaleza, ya más quisiéramos tener la verdad absoluta entre nuestras manos y estar siempre en lo cierto.

Son los profesionales de la salud y en ellos debemos depositar toda nuestra confianza, pero también es cierto que, en caso de negligencia médica, es a ellos a quien debemos hacer nuestras reclamaciones, pero siempre por medio de un juzgado. Sobre todo, en aquellos casos en los que se ha cometido una mala praxis por parte del doctor o especialista, que es precisamente lo que denominamos negligencia médica.

En estos asuntos, lo mejor es recurrir a los servicios de un abogado en Barcelona, en Madrid o en cualquier zona geográfica donde se encuentre tu residencia habitual. Si habitas en la ciudad condal, en el enlace del párrafo anterior encontrarás un gran ejemplo de profesionales en estas lides que sabrán cómo actuar y te guiarán con su buen hacer, profesionalidad y experiencia.

Aunque puedan ser unos momentos difíciles y tediosos, donde lo último que se necesita es caer en disputas legales, lo mejor es dejarlo todo en manos expertas que defiendan tus derechos por ti para que estos no sean vulnerados impunemente.

Del mismo modo, si necesitas un abogado  y contar con asesoramiento jurídico relacionado con negligencias medicas en valencia, tras este enlace encontrarás toda la ayuda que estás buscando de mano de estos profesionales en temas legales relacionados con la salud.

Solo el 40% de los casos recibidos en la Asociación “El Defensor del Paciente” llegan a juicio

Aunque siempre se debería de llevar a cabo una investigación para esclarecer los hechos, los cierto es que tratar de saber cuántas muertes se producen en España cada año por errores médicos o deficiencias en la atención sanitaria, casi siempre por falta de recursos debido a los recortes, es misión imposible.

Mientras en el Reino Unido se llevan a cabo investigaciones para esclarecer los posibles errores médicos y en Estados Unidos existe elCommittee on Quality of Healthcare in America (que nos confirma que cada año se producen en este país entre 48.000 y 98.000 fallecimientos por negligencias), en España no hay un registro oficial o un recuento de estos sucesos.

Desde hace años se viene solicitando a las autoridades que se hagan auditorías y se diga la cantidad de muertes que se podrían haber evitado con una atención correcta, denuncia que se realiza por parte de la asociación El Defensor del Paciente.

En España, la única aproximación que tenemos a estos datos es la memoria que cada año realiza esta asociación y eso no es más que una burda aproximación, pues no se tiene acceso a los datos reales de lo que ocurre en cada hospital.

De acuerdo con los  informes de esta asociación: “Los casos más habituales se han producido por mala praxis: intervenciones mal realizadas, atención deficiente, infecciones hospitalarias, retrasos en ambulancias… Pero la principal razón se debe al error de diagnóstico y a la pérdida de oportunidad terapéutica como consecuencia de la falta de medios por los recortes sanitarios”.

Además, de todas las reclamaciones que se reciben, solo un 40% llega a los tribunales. El resto no sigue adelante, bien por escasez de medios económicos, bien porque faltan muchos datos referentes a la historia clínica. Y no se embarca a una persona en un litigio a menos que haya posibilidades reales de ganar.