Un sofá para cada espacio

Jueves, 16 Marzo 2017 12:11   Cultura-universidad
Vota este artículo
(1 Voto)

Para dormir, relajarse o impresionar a las visitas, la elección de un sofá puede cambiar por completo el lugar en el que se ubica.

Cuando pensamos en sofás y sillones, lo normal es pensar en un mueble para sentarse, que sea funcional, ocupe el espacio justo y a ser posible no haya costado mucho dinero. Y todo esto realmente abarca el concepto que se puede tener de un sofá. No obstante, un sofá puede ser mucho más que un simple lugar en el que sentar a las visitas. De hecho, es un componente muy importante a la hora de decorar y convertir un espacio en un lugar confortable. Veamos algunos de los modelos de sofas más habituales y cómo encajan en cada habitación. Porque no son solo para el salón.

El socorrido sofá cama para visitas inesperadas

Bien porque tengamos poco espacio o porque queramos contar con un mueble que nos saque de un apuro si viene alguien y se queda a pasar la noche, el sofa cama es casi un imprescindible en cualquier hogar. Es perfecto para cuartos que no se usan demasiado o salas de estar acogedoras, que cuando llega el momento se convierten en habitaciones para que quien quiera duerma plácidamente.

También son geniales para cuartos infantiles o juveniles, ya que se pueden utilizar como un sofá tradicional y por la noche hacen las veces de cama. Hay modelos que ni siquiera necesitan cambiar de forma. Con retirar los cojines se tiene un colchón confortable en el que descansar.

La chaise longue y su elegancia

A caballo entre el modelo anterior y los sofás tradicionales se encuentra la chaise longue, probablemente el sofá más elegante que se pueda tener. Para muchos es un imprescindible de cualquier comedor que se precie, y no conciben un espacio donde ver la televisión o tener animadas conversaciones que no cuente con uno de estos.

A la hora de comprar chaise longue conviene saber que los modelos varían en función del fabricante. Hay algunos que son parecidos a los sofás cama, mientras que otros son grandes composiciones modulares, que se ajustan conforme a las preferencias de cada usuario. Puedes encontrar modelos abatibles con respaldo y reposapiés en todas las plazas, mientras que otros tienen una especie de elemento a un lado que forma un rincón. La elección dependerá de la forma del cuarto, el lugar en el que se quiera colocar y el espacio del que se disponga.

La versión 2.0 del sillón de papá

Hay quien recuerda esos grandes sillones de una plaza en los que se sentaba el cabeza de familia después de una larga jornada de trabajo. Aunque todavía se pueden ver algunos, la mayoría de ellos han sido sustituidos por el sillon relax, que no solo es para papá, sino que todo el mundo puede utilizar para relajarse. Algunos de estos cuentan con motores de masaje para relajarse aún más, mientras que otros se limitan a ser cómodos y lo suficientemente grandes como para poder echarse una buena siesta.

Básicamente, estos son los 3 tipos de sillón que nos podemos encontrar en cualquier casa. Los modelos pueden variar de uno a otro, pero entran en una de estas categorías. ¿Cuál es el que más te apetece probar?