‘Agua y Figura’ de Eva García Gregorio, en la sala de exposiciones de la Casa Perona de Albacete

Jueves, 02 Febrero 2017 17:33   Cultura-universidad
Vota este artículo
(1 Voto)

La artista albaceteña ha mostrado sus obras en el Ateneo, la Asunción y el Museo Municipal de Albacete, en otras provincias

 de Castilla-La Mancha, en la galería Santa Engracia de Madrid, en Art Garlery Artisan de Miami, y en la Feria de Arte de San Francisco, en Estados Unidos.

La Sierra del Segura y el Río Mundo, principales fuentes de inspiración en estos óleos, que ahora otorgan especial protagonismo al retrato.

La Sala de Exposiciones de Casa Perona acoge la última colección pictórica de la artista albaceteña, Eva G. Gregorio titulada “Agua y Figura”, en la que el retrato se convierten en el principal protagonista de estos óleos, en los que también hay cabido para varios paisajes de humedales manchegos.

La propia pintora ha reconocido que en esta muestra “he buscado la unión de la figura humana con escenas paisajísticas, lo que ha supuesto un giro en mi carrera artística”.

Eva G. Gregorio nació en 1961 en Los Alejos, una pedanía albaceteña que se encuentra en plena Sierra del Segura. Este entorno campestre idílico se convirtió con el paso de los años en su principal fuente de inspiración, ya que la mayoría de sus obras están dedicas a reflejar la belleza de la naturaleza.

En concreto, sus cuadros proyectan entornos ambientales manchegos con una gran variedad paisajística en las que cobran especial protagonismo los atardeceres, los cielos, campos y cultivos y su especialidad: El agua.

La artista también ha apuntado que este último elemento es clave en sus pinturas debido a la influencia que ha tenido el río Mundo en sus vivencias.

Eva G. Gregorio se lanzó a mostrar sus primeras pinturas en 1989 en el Ateneo de Albacete. A partir de ahí se suceden numerosas exposiciones por diversas localidades de la provincia de Albacete, Toledo y Cuenca. Hasta que en 1994 llega a la galería Santa Engracia de Madrid.

Después de realizar un nuevo recorrido por Castilla-La Mancha, en 2001 expuso sus obras en la sala Barna de Barcelona. Fue entonces cuando decidió dar un salto en su carrera y "cruzar el charco". En ese mismo año, sus óleos fueron expuestos en la Art Garlery Artisan de Miami y en la Feria de Arte de San Francisco, en Estados Unidos.

Estos trabajos significaron un punto de inflexión para su carrera, ya que le llevaron a exponer en 2006 en una de las salas más codiciadas: La Asunción de Albacete. A partir de ahí, también fueron escenarios de sus concurridas exposiciones el Museo Municipal de Albacete en 2009 y numerosas muestras colectivas.