Sánchez, buen viaje y hasta nunca

Lunes, 31 Octubre 2016 10:39   Marino Martínez Opinion
Vota este artículo
(3 votos)

Me llegan a la mente varias palabras que definirían la actitud del militante Pedro Sánchez (PSOE) en los últimos días. Me voy a tener que reprimir muchas de ellas, porque serían un tanto malsonantes. Me quedo con otras mucho más comedidas, aun sabiendo que no definen su actitud. Sinvergüenza, cara dura, resentido, vendido o indecente (que le gusta mucho).

Salir de un sitio donde has sido jefe máximo parece no ser fácil, al menos por el ejemplo que da este personaje. Otras antes se han tenido que marchar del mismo sitio y en cambio han sido señores en su adiós y años después lo siguen siendo.

Las declaraciones de este personaje (Sánchez) desde que anunció su renuncia al acta de diputado, que por otra parte es lo único digno que ha hecho en el último trimestre, son absolutamente impresentables, son las que hace un personaje resentido y dolido, un personaje que no quiere lo que ha representado, que no quiere a su partido y que su única intención es la de hacer daño. Habla mucho este personaje del voto del militante, le diré que yo también espero ese voto. Habla del voto militante, él que se comportó como un dictador quitando a los elegidos en Madrid o Galicia. Habla mucho un personaje del voto militante cuando lo único que ha hecho estos últimos tiempos es hacer daño a su partido (quizá ya no es el suyo y por eso quiere hacerle tanto daño).

No voy a reproducir nada de lo dicho porque me produce repugnancia y no lo merece. Diré que anunció que iría por todas las ciudades, espero que venga a Albacete, igual aquí se le puede preguntar, porque es de los que gusta mucho dar su discurso, hacerse la víctima y coger la puerta. También diré que antes de unas elecciones cruciales no quiso ir al  programa ‘Salvados’, aun sabiendo de la importancia de ir, más que nada porque si no iba después su partido sería más criticado, en cambio ahora sí ha ido. En este caso tenía más razones, no tenía que defender la idea socialista, que tampoco gusta al presentador, ahora iba a decir que es una víctima de los medios y de sus compañeros de partido, ahora  iba a decir que se equivocó con Podemos, a echar más mierda a los suyos y hablar muy bien de los otros. Señor Sánchez, váyase y no vuelva, es más, váyase a Podemos, se parece mucho a los personajes mentirosos y rencorosos de esa formación.

‘Pedro I del PSOE’, también conocido por ‘Sánchez el perdedor’ ha resultado ser un patético político y por lo visto también muy mala persona, rencoroso y podrido. Vamos, veo al indecente caradura de los independentistas catalanes que el otro día insultó al PSOE y a todos los que creemos en la democracia y en la transición, y veo el mismo rencor en las palabras de ese personaje que en las de Sánchez. Menos mal que este último ya no está en el congreso y no tengo dudas de que no volverá (al menos por el PSOE), porque al otro lo tendremos que soportar, ha creído él y otros como él que hablar en el Congreso es insultar, y olvidan (o quizá no) que insultan a representantes de mucha gente como yo, millones y millones de personas.

Volviendo a Sánchez y a lo que representa. Viendo su actitud en los últimos días tengo clara una cosa. Su valedor en Albacete, Manuel González Ramos está tardando mucho en desmarcarse de ‘Sánchez el perdedor’, y no debía dejar ni el puente por medio, ni una hora más. Por supuesto la callada por respuesta no vale ahora señor González. O se desmarca o dimite como secretario provincial porque alguien que apoya a un personaje que hace daño al partido no puede ser representante de toda una provincia. Por supuesto, si apoya al rencoroso también puede dejar su acta de diputado.

Aquí no valen medias tintas, si ‘Sánchez el perdedor’ quiere hacer daño no puede haber un socialista que quiera seguir en el PSOE que le apoye y menos un cargo público y representante de los socialistas de toda la provincia.

Estamos tardando.